Mundo

Congreso del partido comunista se efectuó este sábado

Raúl Castro enfría las expectativas de un cambio en Cuba

Actualizado el 17 de abril de 2016 a las 12:00 am

Mandatario descartó la ‘fórmula neoliberal’ y criticó el embargo de EE. UU.

Mundo

Raúl Castro enfría las expectativas de un cambio en Cuba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Raúl Castro anunció en el VII Congreso del Partido Comunista que en los próximos años se llevará a cabo una reforma constitucional para incluir los cambios del plan de actualización socialista de la isla. | AP.

La habana. AFP. Ni privatizaciones ni terapias de choque: Raúl Castro calmó las expectativas de un cambio en Cuba generadas por la reconciliación con Washington y aseguró que el Estado seguirá manejando la economía, según lo reveló durante el sétimo Congreso del Partido Comunista (PCC).

“Cuba jamás puede permitirse la aplicación de las llamadas terapias de choque, frecuentemente aplicadas en detrimento de las clases más humildes de la sociedad”, afirmó Castro ante los 1.000 delegados del Partido.

En un discurso televisado de poco más de dos horas, un Castro relajado en saco y sin corbata recortó las expectativas –más externas que internas– de un cambio acelerado en la isla.

En el poder desde el 2008, Castro lleva un proceso gradual de flexibilización del modelo económico de corte soviético (en el que el Estado controla el 80% de la actividad), a través de una cautelosa apertura al trabajo privado y las inversiones extranjeras.

Modelo. El líder justificó el ritmo lento de las reformas, aduciendo el compromiso que asumió cinco décadas atrás la revolución con la población cubana, que hoy alcanza los 11,1 millones.

“Esta premisa, que se corresponde con el principio de que nadie quedará desamparado, condiciona, en gran medida, la velocidad de la actualización del modelo económico cubano, en lo cual es innegable la influencia de la crisis económica internacional y en particular los efectos de bloqueo (estadounidense) contra Cuba”, dijo Castro.

El mandatario, de 84 años, abrió el que debería ser su último Congreso del Partido Comunista de Cuba al frente del Gobierno, ya que, según ratificó, dejará esa función en el 2018.

Sin embargo, al igual que su hermano Fidel –próximo a cumplir 90 años y quien delegó el poder por enfermedad–, podrá seguir influenciando en las decisiones dentro del sistema.

Raúl volvió a insistir en el lastre que supone para la isla el embargo estadounidense vigente desde 1962, pese al levantamiento de algunas restricciones por parte del presidente Barack Obama, quien visitó la isla en marzo.

Aún así “las fórmulas neoliberales que propugnan la privatización acelerada del patrimonio estatal y de los servicios sociales, como la educación, la salud y la seguridad social, nunca serán aplicadas en el socialismo cubano”, dijo el mandatario.

Asimismo, enfatizó, la actividad estatal seguirá siendo la forma principal de la economía y la empresa privada actuará en límites bien definidos.

Además, advirtió sobre las aspiraciones de poderosas fuerzas externas de estimular el fin de la revolución mediante el empoderamiento del sector privado.

  • Comparta este artículo
Mundo

Raúl Castro enfría las expectativas de un cambio en Cuba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota