Mundo

Protestas y paros en Brasil contra las reformas del acorralado Temer

Actualizado el 30 de junio de 2017 a las 10:51 am

Mundo

Protestas y paros en Brasil contra las reformas del acorralado Temer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Manifestantes protestan contra el presidente de Brasil, Michel Temer, y su propuesta de flexibilizar las leyes laborales y cambiar el sistema de pensiones, en Sao Paulo, Brasil, el viernes 30 de junio de 2017. (AP)

Sao Paulo, Brasil

Barricadas y paros sectoriales marcaban este viernes la jornada de movilización sindical contra las medidas de austeridad del presidente brasileño Michel Temer, que seguía pendiente del avance de una denuncia por corrupción en su contra en la Cámara de Diputados.

Las centrales gremiales habían convocado inicialmente una huelga general, que hubiera sido la segunda del año después de la del 28 de abril, pero la transformaron en una jornada de protestas más modesta, principalmente por la negativa a adherirse al paro del vital sector de los transportes en Sao Paulo.

La presión sobre el gobierno se redujo, además, por el anuncio de que el índice de desempleo había caído tres décimas en mayo, a 13,3%, después de haber retrocedido en abril por primera vez desde 2014.

LEA: Presidente de Brasil, Michel Temer, acorralado por audio en que habría avalado sobornos

Decenas de manifestantes bloquearon por la mañana el acceso al aeropuerto paulista de Congonhas y al aeropuerto internacional de Rio, generando varios kilómetros de colas de automóviles.

En el centro de Sao Paulo, la capital económica del país, la policía dispersó con bombas de estruendo a manifestantes que habían cerrado varias calles, mientras en Brasilia la paralización de los transportes públicos era total.

Gremios bancarios, de petroleros y de la salud anunciaron su adhesión al paro y las centrales convocaron marchas por la tarde.

"Los paros y manifestaciones son los instrumentos que estamos usando para presionar y tener una negociación más seria con Brasilia, que no perjudique a los trabajadores", afirmó Carlos Gonçalves, secretario general de Força Sindical.

La movilización apunta contra la flexibilización de la legislación laboral -que debe ser votada próximamente en el Senado- y contra la reforma del régimen de jubilaciones.

Esas medidas, según el presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT) Vagner Freitas, amenazan "el empleo formal, que garantiza derechos adquiridos como vacaciones y aguinaldo".

Entretanto, el instituto de estadísticas IBGE señaló que el desempleo había caído en mayo y que el número total de parados había pasado de 14 millones a 13,8 millones.

Aunque los analistas afirman que aún es pronto para hablar de "tendencia", el dato dará argumentos al gobierno para proseguir con su agenda de reformas con la que pretende sacar al país de la peor recesión de su historia, con una caída del PIB de 3,8% en 2015 y de 3,6% en 2016.

El PIB del primer trimestre de este año creció un 1% respecto al trimestre anterior, pero el gobierno y los mercados rebajaron últimamente sus proyecciones para 2017 a menos de 0,5%, en gran parte debido a las incertidumbres políticas.

El conservador Temer, que asumió el cargo en 2016 tras la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff, tiene una popularidad de apenas 7% y su acción está en gran medida enfocada a sobrevivir a los escándalos que amenazan su mandato y salpican a buena parte de sus ministros y sus aliados.

LEA: Denuncia contra Michel Temer llega al Congreso y reabre la guerra política en Brasil

La Cámara de Diputados recibió el jueves la denuncia por corrupción pasiva que la Fiscalía General presentó contra el presidente, y a partir de este viernes empiezan a correr las 10 sesiones para que la defensa de Temer presente sus alegatos.

La Cámara debe determinar si el Supremo Tribunal Federal (STF) puede abrir un proceso contra el mandatario, el primero de la historia de Brasil en ser inculpado durante el ejercicio de su mandato.

El oficialismo cuenta con una holgada mayoría en la Cámara baja, donde decenas de legisladores están siendo investigados por corrupción, y Temer confía en evitar que 342 diputados (dos tercios de los 513 escaños) voten a favor de la apertura del proceso.

"Es un momento delicado, grave, que exige responsabilidad, distancia e independencia", dijo Rodrigo Pacheco, presidente de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara (CCJ), que analizará la denuncia antes de someterla al plenario.

El fiscal general, Rodrigo Janot, acusó a Temer de recibir un soborno de 500.000 reales (150.000 dólares) de la empresa JBS, la mayor procesadora de carne del mundo. La policía fotografió a Rodrigo Rocha Loures, exdiputado y uno de sus asesores más cercanos, recibiendo una maleta con ese dinero y lo arrestó a finales de mayo.

LEA: Fiscalía General de Brasil acusa al presidente Michel Temer de corrupción

Janot afirma que ese dinero estaba destinado a Temer, aunque el presidente lo niega categóricamente.

Una eventual delación premiada de Loures, que empieza a ser rumoreada en medios locales, complicaría mucho las cosas para el debilitado mandatario.

  • Comparta este artículo
Mundo

Protestas y paros en Brasil contra las reformas del acorralado Temer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota