Mundo

Mandatario está citado a comparecer en la tarde, pero no irá

Oposición de Venezuela juzga responsabilidad del presidente Nicolás Maduro

Actualizado el 01 de noviembre de 2016 a las 11:11 am

Mundo

Oposición de Venezuela juzga responsabilidad del presidente Nicolás Maduro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Simpatizantes del presidente venezolano, Nicolás Maduro, se congregaron el martes en las proximidades del edificio del Parlamento en Caracas. (AP)

Caracas

La oposición juzga este martes en el Parlamento la responsabilidad del presidente Nicolás Maduro en la profunda crisis política y económica que sufre Venezuela, buscando mostrar firmeza en su empeño por lograr un cambio de gobierno, pese al inicio de un diálogo.

Maduro está citado en la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, a las 3 p. m.  (1 p. m. hora costarricense) para que responda a la acusación de "abandono del cargo" por incumplimiento de sus deberes, pero el mandatario descartó de antemano su asistencia.

Aunque los diputados opositores lo califican de "juicio político", esa figura no existe en la Constitución, por lo que no se le puede hacer a Maduro un impeachment como ocurrió en agosto contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

La Justicia, acusada por la oposición de estar a merced del gobierno, declaró al Parlamento en "desacato" y sus decisiones son consideradas nulas, por lo que el analista Luis Vicente León califica el juicio como "simbólico".

"Me gustaría ir a la Asamblea Nacional a dar debate (...), pero para lo que no estoy a la orden es para violar la Constitución, ni prestarme para ningún tipo de falsos juicios o intentos de golpe de Estado", dijo Maduro.

Mostrando poca preocupación por el juicio, el mandatario  estrenaba este martes su programa musical la La hora de la salsa en la radioemisora oficial. "Hoy arranca la Navidad en Venezuela", celebró.

La oposición responsabiliza a Maduro de la suspensión, hace casi dos semanas, del proceso de referendo revocatorio de su mandato, por lo que el 23 de octubre el Parlamento declaró una "ruptura del orden constitucional".

Un 67,8% de los venezolanos apoya la consulta, según Venebarómetro, en medio de una economía devastada, con escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que el FMI calcula en 475% para este año.

Ambiente caldeado. La acusación parlamentaria y una marcha al palacio presidencial de Miraflores convocada para el  jueves son parte de la ofensiva de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) contra el gobierno, que la oposición ha decidido mantener pese al inicio de un diálogo el pasado domingo con el auspicio del Vaticano y la Unasur.

Seguidores del gobierno marcharon a la sede del Poder Legislativo, que aún no informó si emitirá una resolución este mismo martes.

"No vamos a permitir que la derecha venezolana con el apoyo del imperio norteamericano hacerle un juicio a nuestro presidente como le hicieron a Dilma. Esto no es Brasil", declaró Marco Tulio Díaz, un dirigente obrero, en las afueras de la Asamblea.

Maduro había amenazado con "meter presos" a quienes le abran un juicio inexistente en la ley, mientras diputados chavistas solicitaron a la Justicia que declare inconstitucional esa iniciativa parlamentaria.

La MUD sostiene que la continuidad del diálogo depende de "gestos" del gobierno. El lunes fueron excarcelados cinco opositores, pero siguen presos algunos de los principales líderes de la MUD; el más emblemático, Leopoldo López.

"Se están viendo los primeros frutos de esta estrategia de diálogo. Es importante, pero no suficiente. Faltan más de 100 (encarcelados) y tienen que devolvernos el referendo o convocar elecciones adelantadas", dijo el portavoz de la MUD, Jesús Torrealba.

Pero la MUD quedó dividida frente al diálogo. Quince de sus partidos, encabezados por el de Leopoldo López, se marginaron del proceso al estimar que las condiciones "no están dadas".

"Si hay fractura vamos a tener gobierno (chavista) por muchos años más. Las próximas horas serán decisivas para ver si (la instalación del diálogo) solo fue una foto", dijo el excandidato presidencial Henrique Capriles.

Analistas dudan de que las conversaciones prosperen porque está en juego la continuidad del chavismo, tras casi 18 años en el poder, y consideran que el gobierno busca ganar tiempo, bajar la presión en la calle y la crítica internacional.

"El éxito del diálogo dependerá de acciones reales, oportunas y concretas (sobre) una salida electoral en poco tiempo", opinó el constitucionalista Juan Manuel Raffalli.

Para el analista Benigno Alarcón, el gobierno busca alternativas que le permitan "no morir en la orilla", por lo que el conflicto "escalaría progresivamente".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, insistió en que el diálogo debe llevar a la salida electoral.

Mientras, el subsecretario de Estado estadounidense para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, quien llegó el lunes a Caracas para saludar el diálogo, se reunió con Maduro y luego con dirigentes opositores.

  • Comparta este artículo
Mundo

Oposición de Venezuela juzga responsabilidad del presidente Nicolás Maduro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota