Mundo

Gobierno y oposición echan mano a este recurso de 'guerra'

Noticias falsas en redes sociales desinforman y crean histeria en la convulsa Venezuela

Actualizado el 05 de mayo de 2017 a las 02:42 pm

A menudo, se dan intercambios de mensaje con fuerte tono

Mundo

Noticias falsas en redes sociales desinforman y crean histeria en la convulsa Venezuela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El dirigente opositor Leopoldo López cuando se entregó, en Caracas, a las autoridades. Fue el 18 de febrero del 2014. (AP)

Caracas

"¡Leopoldo López está muerto!". "¡Maduro huyó al exilio!". Las falsedades sobre la crisis venezolana se expanden como la pólvora en las redes sociales, donde se libra otra batalla que genera desinformación e histeria colectiva.

Un mensaje en Twitter de un reconocido periodista venezolano aseguró el pasado miércoles que López, el más emblemático de los opositores presos, había sido trasladado "sin signos vitales" desde la cárcel a un hospital militar de Caracas.

Decenas de miles lo replicaron, e incluso el senador estadounidense Marco Rubio aseguró tener confirmación del internamiento de López, incomunicado, según su familia, desde hace un mes.

Pero mientras el rumor crecía, el dirigente chavista Diosdado Cabello difundió un video en el que López daba fe que había sido grabado ese mismo día y que se encontraba bien.

Aún así, siguen circulando mensajes sobre el caso. Unos creen que el gobierno lanzó el rumor para desviar la atención de las protestas opositoras que dejan 36 muertos en poco más de un mes; otros, que lo hizo su familia para lograr una "fe de vida"; e incluso algunos insisten en que López murió.

"El debate sobre las fake news (noticias falsas) es mundial, pero en otros países hay referentes informativos, creíbles, que dejamos de tener en Venezuela. La desinformación es terreno fértil para su proliferación", dijo a la  Andrés Cañizales, investigador de la Universidad Católica Andrés Bello.

En un país donde el Estado posee una amplia red de medios y 61% de los habitantes tiene internet, muchos optan por el espacio libre de las redes sociales para informarse.

Siete de cada diez venezolanos invierten entre 30 minutos y dos horas para hacerlo en esas plataformas o en medios digitales, según la ONG Espacio Público.

Algunas televisoras limitan incluso la difusión de imágenes de las violentas protestas que exigen la salida de Maduro, lo que el Sindicato de la Prensa atribuye a "un régimen de censura y autocensura".

Guerra en las redes. Así, la información sobre las manifestaciones encuentra cabida en las redes sociales, pero compite con auténticos "laboratorios de guerra y ciberterrorismo", expresa la socióloga Maryclen Stelling.

El 20 de abril, mientras se registraban saqueos en una zona popular de Caracas, que dejaron 11 muertos, se viralizaron videos de luces en el palacio presidencial de Miraflores y mensajes que aseguraban que sus "reflectores antiaéreos" estaban encendidos.

Hervían rumores sobre la "huida" de Maduro, pero las luces resultaron ser los focos de un festival de teatro en una plaza cercana.

Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela se enfrentaron el jueves con policías antimotines en Caracas. (El Nacional/GDA)

"Hay una saturación de información intencional y, entonces, tú suspendes el juicio crítico: no sabes qué es verdad y qué es mentira. Limpias de acuerdo con el bando político al que perteneces", añadió Stelling.

Conscientes de la capacidad de influencia de las redes sociales, "gobierno y oposición abrieron un nuevo frente de batalla en el ciberespacio", según la socióloga.

Maduro creó una "milicia migital" para abrir en puntos callejeros cuentas de Twitter, Facebook e Instagram a quienes no tienen, mientras que la oposición usa esos canales para promocionar sus protestas.

Maduro tiene 3,1 millones de seguidores en Twitter, y en su programa televisivo suele enviar mensajes en directo y postear fotos en Instagram.

Los dirigentes opositores no se quedan atrás: el excandidato presidencial Henrique Capriles, con 6,6 millones de seguidores en Twitter, transmite todas sus intervenciones por Periscope.

Mensajes altisonantes. A menudo, el intercambio de mensajes sube de tono.

"A Dios lo que es de Dios. Al César lo que es del César. Al Guaire lo que es del Guaire", decía un mensaje retuiteado por Maduro, con una foto de manifestantes que se lanzaron al río Guaire -receptor de las aguas negras de Caracas- huyendo de gases lacrimógenos.

Capriles también difundió un video de Maduro bailando, mientras en Caracas ocurrían fuertes choques entre opositores y fuerzas de seguridad, con el mensaje: "El que ríe de último, ríe mejor. Muy pronto todos los que fuimos hoy reprimidos nos reiremos de ti[sumario]nicolasmaduro y tus corruptos. íEscríbelo!".

Pese a la gravedad de la crisis, en la que escasean bienes básicos, algunos se toman el asunto con humor. El portal satírico El Chigüire Bipolar  publicó recientemente una guía para no ser víctima de las fake news.

"Muchas veces terminamos compartiendo artículos falsos porque reafirman nuestras creencias. Sí, señora, a usted le encantaría compartir esa noticia de que cuatro ancianas desarmaron a un guardia nacional y lo colgaron desnudo, pero ¿no sería bueno revisarla primero?", indica el manual.

  • Comparta este artículo
Mundo

Noticias falsas en redes sociales desinforman y crean histeria en la convulsa Venezuela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota