Mundo

Senado dio luz verde a reforma constitucional, que ahora debaten diputados

México abre sector petrolero a inversión de capital privado

Actualizado el 12 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Pemex sería un competidor en labor de exploración y explotación de crudo

Cámara Baja inició discusión y espera votar el proyecto esta misma semana

Mundo

México abre sector petrolero a inversión de capital privado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) ocuparon ayer el edificio de la Cámara Baja, que debió sesionar en otra sede. EFE

México. AFP, AP y EFE. El Senado mexicano aprobó ayer una reforma que a bre el sector petrolero al capital privado nacional y extranjero , lo cual pone fin a 75 años de monopolio estatal, un proyecto que la izquierda rechaza y que ahora principia a discutirse en la Cámara de Diputados.

Tras largas sesiones dilatadas por las objeciones al dictamen de los legisladores de la izquierda, la Cámara Alta dio luz verde a la que se considera la reforma más trascendental del presidente Enrique Peña Nieto que, desde que asumió el poder hace un año, ha impulsado transformaciones de gran calado en la segunda economía de América Latina.

Con el voto del Partido Revolucionario Institucional (PRI, oficialista) y el Partido Acción Nacional (PAN, conservador), que juntos tienen dos tercios de los escaños, el Senado aprobó en lo particular y en lo general reformar diversos artículos de la Constitución.

La reforma se envió a la Cámara de Diputados, donde se prevé que se vote esta misma semana. De ser así, deberá aún recibir el aval de 17 de los 31 estados, por tratarse de modificaciones la Ley Fundamental.

Otro modelo. La enmienda contempla abrir al capital privado la exploración y extracción de hidrocarburos, mediante distintos tipos de contrato, que, “entre otros”, pueden ser de servicios, de utilidad o de producción compartida o de licencia; no obstante, es el Estado el que definirá en cada caso “el modelo contractual que mejor convenga para maximizar los ingresos de la nación”.

La reforma plantea que Pemex sea un competidor, aunque con ciertas preferencias, como por ejemplo ser la primera firma en elegir los campos en qué participará.

El proyecto también resta poder al influyente sindicato de Petróleos Mexicanos (Pemex, estatal), cuyo dirigente, Carlos Romero Deschamps, fue acusado años atrás por la Fiscalía de haber desviado fondos a una campaña presidencial.

El plan elimina los cinco representantes sindicales en el Consejo de Administración de Pemex.

En el desarrollo el debate, los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) leyeron el discurso que, en 1938, pronunció el entonces presidente Lázaro Cárdenas al decretar la nacionalización del petróleo, un símbolo de la soberanía mexicana desde entonces.

PUBLICIDAD

“Los cambios hechos en lo oscurito reafirman la postura entreguista del conjunto de la reforma con la que algunos se van a enriquecer haciendo contratos y el resto tendrá que pagar los costos de la privatización”, sostuvo la senadora del PRD Lorena Cuéllar.

El objetivo, según Peña Nieto, es reactivar Pemex , que ha enfrentado una drástica caída de su producción de crudo desde los 3,4 millones de barriles diarios del 2004 a los 2,5 millones registrados durante el tercer trimestre del 2013.

Con la vista puesta en el domingo, cuando concluye el actual periodo legislativo, los diputados deberán votar el proyecto y luego establecer las leyes secundarias, pasando por la aprobación de la mitad más uno de los congresos estatales para incluir la reforma de tres artículos constitucionales – 25, 27 y 28– y de 21 artículos transitorios.

La Cámara de Diputados instaló ayer su sesión para analizar el proyecto, pero tuvo que hacerlo en un lugar alterno porque el salón del plenario fue tomado por legisladores de izquierda.

La idea inicial, que fue confirmada por votación a mano alzada, es que el proyecto se debata directamente sin pasar por el trámite de las comisiones.

De parte de la izquierda, el diputado del PRD Silvano Aurelos pidió más tiempo para analizar la propuesta y que se estudie previamente en comisiones, antes de que la discuta el plenario.

“El horno no está para bollos. No agotemos la discusión, lo que hoy se puede consumar es un error histórico”, advirtió.

La izquierda, que ha promovido protestas diarias en calles de la capital y frente al Congreso, ha dicho también que antes de discutirse en las cámaras, la reforma debía ser sometida a una consulta popular, idea que los promotores de la iniciativa ven innecesaria.

En caso de que el proyecto obtenga la aprobación de los diputados, sería la sexta reforma de gran calado después de una educativa, de telecomunicaciones, financiera, tributaria y política que se aprueba en el primer año de gobierno de Peña Nieto, presentadas en el marco del inédito Pacto por México entre el Gobierno y oposición, del que el PRD se distanció, recientemente, por sus discrepancias con la reforma política y del sector energético.

  • Comparta este artículo
Mundo

México abre sector petrolero a inversión de capital privado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota