Mundo

Más de cien personas han sido asesinadas

Disputas entre carteles vacían comunidades nahuas del sur de México

Actualizado el 22 de junio de 2017 a las 12:04 pm

800 familias indígenas fueron desplazadas

Mundo

Disputas entre carteles vacían comunidades nahuas del sur de México

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Para que salieran huyendo 800 familias no hubo necesidad de hacer disparo alguno. Los delincuentes dejaron un cartel en la iglesia de la comunidad de Ahuihuiyuco, Chilapa, con una advertencia: si en dos días no dejaban sus casas las quemarían. (El Universal/GDA)

Chilapa de Alvarez, México

Aulas vacías, tierras de cultivo y animales de granja abandonados son parte del paisaje de varios pueblos indígenas nahuas del estado sureño mexicano de Guerrero, atrapados entre el fuego cruzado de dos carteles regionales de droga que los obligó a huir bajo amenazas de muerte.

En un recorrido por la zona, la AFP constató que hay cientos de casas cerradas con candados y abandonadas, tierras sin sembrar en plena temporada de lluvias y desesperados burros, caballos, cerdos y gallinas permanecen encerradas en sus corrales y potreros.

De las paredes de las aulas escolares colgaban todavía ilustraciones didácticas, pero sus sillas están empolvadas y vacías, así como los centros de salud.

LEA:Guerra contra el narco en México cumple 10 años sin lograr promesa de la paz

Manuel Olivares, director del Centro de Derechos Humanos José Ma. Morelos y Pavón, establecida en esa región, comentó en ese recorrido que más o menos unas 800 familias indígenas fueron desplazadas de los pueblos de Ahuihuiyuco, Tepozcuautla, Tetitlán de la Lima y Lodo Grande del municipio de Chilapa.

Los temerosos lugareños hablan de que más de 100 personas han sido asesinadas, algunos degollados y otros desmembrados.

Por eso, cuando las amenazas comenzaron, no dudaron en tomar camino a pie, en camiones e incluso montando animales de carga rumbo a la cabecera municipal de Chilapa, a Chilpancingo, la capital estatal, o al balneario de Acapulco.

La zozobra imperante es producto de la lucha por el control de la zona de los carteles de drogas Los Ardillos y Los Rojos -este último relacionado con la desaparición de 43 estudiantes de la cercana localidad de Ayotzinapa-, dijo Manuel Olivares.

El éxodo comenzó entre el 6 y 7 de junio, "cuando aparecieron regados y pegados en las paredes mensajes de advertencia a los habitantes para que abandonaran sus casas o de lo contrario serían incendiadas", comentó a la AFP Olivares.

Ante la escalada de violencia, el gobierno desplegó en meses pasados batallones enteros y estableció junto con la Policía una base de operaciones mixta.

"Se han realizado operativos para detener a (...) el líder de Los Ardillos, en esta zona", dijo, bajo anonimato por no tener autorización para hablar del tema, un militar apostado en esta área.

LEA: Historias de tortura en México alertan sobre riesgos de una ley de seguridad

Esta región montañosa del centro de Guerrero "no solo es una zona de consumo de drogas, es además ruta de tráfico para llegar hasta la capital mexicana y también proporciona mano de obra para el cultivo" de drogas, añadió Olivares.

Desde 2015 "ha habido una gran cantidad de desaparecidos y asesinados, entre hombres mujeres y niños", sostuvo.

En 2016, la tasa de homicidios dolosos de Guerrero por cada 100.000 habitantes se ubicó en 2.213. En el mismo año la de la Ciudad de México se ubicó en 952, de acuerdo con cifras oficiales.

Miembros del ejército mexicano patrullan en la comunidad de Ahuhuiyuco, en Chilapa de Alvarez, en el estado de Guerrero. (AFP)

"Toda la zona está muy fragmentada, unas partes las controlan uno y las comunidades vecinas los otros, pero los dos (grupos) secuestran, cobran derecho de piso, han incursionado en todos los giros que les puedan dar dinero", advirtió.

Los habitantes de Chilapa "viven como rehenes, son víctimas de desplazamiento forzado", apuntó. "Se quedaron muy poquitas familias".

Pese a la presencia de militares y policías en la región, "la gente de las comunidades no tienen ninguna confianza en ninguna institución", aseguró Olivares.

En otra región de Guerrero llamada Tierra Caliente, en San Miguel Totolapan, cuatro miembros de la fiscalía general de México y un presunto criminal murieron cuando un grupo armado emboscó el lunes pasado a los agentes desplegados en Guerrero.

Esa zona de Guerrero es una de las más violentas por la presencia del cartel La Familia y la banda de secuestradores Los Tequileros.

Guerrero, uno de los estados más pobres de México y que tiene costas en el Pacífico, es zona de cultivo de amapola y marihuana.

  • Comparta este artículo
Mundo

Disputas entre carteles vacían comunidades nahuas del sur de México

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota