Mundo

Escasez y altos precios

Comprar carro, una misión casi imposible en Venezuela

Actualizado el 24 de junio de 2013 a las 12:00 am

Alta demanda y poca oferta por falta de divisas figuran entre las causas

Gobierno culpa a concesionarios por ‘especulación’ e impulsa ley

Mundo

Comprar carro, una misión casi imposible en Venezuela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Caracas. EFE. Comprar un automóvil es una tarea poco menos que imposible en Venezuela, un país donde un vehículo usado es más caro que uno nuevo, la producción cae entre acusaciones de falta de acceso a divisas y el Gobierno trata de resolver el problema con una polémica ley.

Los motivos pueden encontrarse, según operadores de la industria, en la baja oferta y en la alta demanda, que han hecho que para miles de venezolanos el sueño de comprar un vehículo se convierta en una pesadilla que incluye un peregrinar por concesionarios, meses de espera y hasta encuentros con la “mafia”.

Las vitrinas de las agencias de autos suelen verse vacías en Caracas.  | EFE.
ampliar
Las vitrinas de las agencias de autos suelen verse vacías en Caracas. | EFE.

La alta demanda se explica en parte por la fuerte inflación, que el año pasado llegó al 20,1% y en lo que va de 2013 acumula el 19,4%, lo que provoca la insólita situación de que la compra de un automóvil sea una inversión y un refugio para preservar los ahorros.

Pero en un país donde es posible llenar el tanque de gasolina con menos de un dólar, las vitrinas de los concesionarios están vacías, en medio de una escasez crónica de divisas, producto de un rígido control de cambios al que los empresarios acusan de la escasez del país.

Ante esta situación, venezolanos como Gabriela Argüello deben someterse a largas esperas para poder conseguir un vehículo.

“En enero fui a un concesionario y cuando me fui a inscribir había 200 personas adelante. El tema es que no hay carros”, dijo.

Otros, directamente, optan por pagar una “comisión” al dueño del concesionario para poder conseguir el carro en tiempo récord.

El Gobierno culpa de la situación a la “especulación” de los concesionarios y está dispuesto a perseguir a los dueños de las ensambladoras e importadoras de vehículos con una ley que espera su aprobación en el Parlamento y que prevé fijar, además, los precios para los automóviles.

Para la industria, se trata de un asunto que simplemente refleja el juego entre la oferta y la demanda. “La demanda anual de vehículos está estimada en más de medio millón y se están ofreciendo apenas entre 80.000 y 100.000”, dijo el vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes, José Cirinella.

  • Comparta este artículo
Mundo

Comprar carro, una misión casi imposible en Venezuela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota