Mundo

Reto: unir tendencias para presidenciales

Comienza batalla por control del peronismo tras derrota electoral

Actualizado el 28 de octubre de 2013 a las 01:07 pm

Movimiento podría dar un viraje hacia la centroderecha

Mundo

Comienza batalla por control del peronismo tras derrota electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Buenos Aires

 La batalla política por el control del movimiento peronista, que monopoliza el poder en Argentina desde 1989 salvo por un intervalo de dos años, se inició con las elecciones legislativas del domingo que marcan el rumbo hacia las presidenciales de 2015.El peronismo es el único movimiento político con presencia en los 24 distritos del país, y quien pueda unir y canalizar sus diversas tendencias estará bien posicionado en la carrera para suceder a la presidenta Cristina Kirchner, que no podrá volver a presentarse tras culminar su segundo mandato, lo máximo permitido por la Constitución.

El peronista opositor y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, posó ayer con uno de sus seguidores. Él desbancó al oficialismo en la provincia de Buenos Aires. | AFP
ampliar
El peronista opositor y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, posó ayer con uno de sus seguidores. Él desbancó al oficialismo en la provincia de Buenos Aires. | AFP

El peronismo, que toma el nombre del presidente Juan Perón (1946-1955 y 1973-1974), "siempre ha tenido un importante poder territorial, es difícil gobernar Argentina sin el peronismo", señala Mariel Fornoni, directora del instituto de encuestas Management & Fit. "Esta es la carrera hacia el 2015 que comienza y la lucha por el control del peronismo", agrega.Mientras Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2011 y reelegida) han desarrollado una política de centroizquierda, el peronismo parece encaminarse en dos años a retomar su tendencia tradicional: la centroderecha.¿Quién con la batuta? Los pretendientes no faltan. El domingo, tres tendencias dentro del peronismo se impusieron en las principales provincias.Daniel Scioli (56 años) presidente del poderoso aparato peronista, el Partido Justicialista (PJ), y gobernador de la provincia de Buenos Aires, que concentra el 38% del electorado nacional, aparece como un candidato natural.Este expiloto de motonáutica sufrió la amputación de un brazo a raíz de un accidente en una carrera, fue diputado, ministro y vicepresidente antes de instalarse en la silla de gobernador de un distrito electoral clave para ser elegido presidente.Cuña del propio palo. Pero desde las elecciones del domingo, un rival ha surgido: el "kirchnerista" disidente Sergio Massa (41 años), exjefe de gabinete de Kirchner, abogado y alcalde de Tigre, en la periferia norte de la capital. Como cabeza de la lista de su Frente Renovador, creado para la ocasión, derrotó claramente en la provincia de Buenos Aires al candidato a diputado del Frente para la Victoria (FPV, kirchnerista) Martín Insaurralde, quien estuvo apoyado por Cristina Fernández y Daniel Scioli.Favorito de los medios de comunicación opositores, Sergio Massa anunció que ahora comenzará a recorrer el país para ampliar su base y construir una alternativa política al gobierno actual, que se basa en el FPV, coalición que reúne al Partido Justicialista y a formaciones de izquierda.Para lograr su propósito, pronostica Mariel Fornoni , Massa "tratará de construir una liga de alcaldes", mientras que, hasta ahora, los gobernadores provinciales eran los que se perfilaban como aspirantes de poder. El analista Julio Bárbaro descarta la idea de unas primarias extendidas a todo el movimiento peronista. "Se trata de una estructura política en la que hay varias figuras. Habrá varios candidatos presidenciales peronistas, pero lo que es seguro es que el peronismo de centro-izquierda está muerto", afirma.Las incertidumbres son numerosas, pero para el politólogo Rosendo Fraga una cosa es cierta: "La madre de todas las batallas se llevará a cabo en la provincia de Buenos Aires", donde Massa y Scioli tienen su base política.Sin embargo, los expertos reconocen que en dos años muchas cosas pueden cambiar."Todavía hay mucha incertidumbre en la carrera presidencial, pero vemos dibujarse un nuevo panorama, un nuevo mapa, con la aparición del fenómeno de Massa, lo que influirá en el peronismo y en un reacomodamiento de las fuerzas de oposición", dijo Sergio Berenzstein, director del instituto Poliarquía.Los socialistas y los socialdemócratas de la Unión Cívica Radical (UCR), por un lado, y el PRO (Propuesta Republicana, conservador), del alcalde de Buenos Aires Mauricio Macri, surgen como alternativa al peronismo.El analista político Enrique Zuleta Puceiro prevé "un proceso de cambio del peronismo" y que la victoria de Massa "va a eclipsar al resto de los candidatos presidenciales, al menos hasta marzo. Después, los problemas serán para Massa", convertido en un diputado más.En este proceso, la presidenta Cristina Kirchner, a la cabeza del "establishment" peronista, ejercerá su rol y probablemente designará a un sucesor."Ella se había imaginado que nunca dejaría la presidencia, ya que no dejó aparecer ningún delfín que fuese su heredero", ironizó Zuleta Puceiro. "Sólo le queda Daniel Scioli, un político que la seduce más por su indulgencia que por su ideología".Aunque Scioli y Massa tienen al día de hoy una gran ventaja, el camino todavía es largo y los gobernadores de las provincias de Córdoba, Juan Manuel de la Sota, Entre Ríos, Sergio Urribarri, y Chaco, Jorge Capitanich, tendrán también algo que decir.

  • Comparta este artículo
Mundo

Comienza batalla por control del peronismo tras derrota electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota