Mundo

Crecen roces por fronteras

Colombia y Nicaragua, un nexo cada vez más distante

Actualizado el 29 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Managua presentó nueva demanda ante la CIJ porque Bogotá ‘incumple’ sentencia

Gobierno de Santos pide tratado que proteja derechos de los colombianos

Mundo

Colombia y Nicaragua, un nexo cada vez más distante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bogotá. EFE. La relación entre Colombia y Nicaragua camina hacia un distanciamiento mayor, con el nuevo paso dado por el país centroamericano en el litigio marítimo en el Caribe, que llevó al Gobierno colombiano a llamar a consultas a su embajadora en Managua.

El diferendo, que durante la mayor parte del siglo XX estuvo latente en la relación bilateral, se activó en diciembre de 2001 con la decisión de Nicaragua de acudir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en busca de una nueva frontera marítima que reemplazara el meridiano 82, establecido como tal por el Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928, que Managua no considera válido.

La CIJ, con sede en La Haya, confirmó en el 2007 la soberanía de Colombia sobre las islas mayores del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y hace un año lo hizo con siete cayos vecinos, pero modificó los límites, al concederla a Nicaragua una porción de mar que, según Colombia, es de 75.000 kilómetros cuadrados y, según Nicaragua, de 90.000.

Esa sentencia ha aumentado la tensión entre los dos países, hasta el punto de que Colombia llamó el miércoles a su embajadora en Managua, Luz Estela Jara, tras la decisión de Nicaragua de presentar una nueva demanda ante la CIJ , que se suma a otra de setiembre pasado.

El argumento de Nicaragua es que Colombia ha incumplido la sentencia de la CIJ del 19 de noviembre de 2012 que modificó los límites, y ha amenazado con el uso de la fuerza en la zona. El Gobierno nicaragüense alega además que ha dejado clara su disposición a discutir la aplicación de la sentencia de La Haya y a gestionar la situación de forma pacífica, pero Colombia “ha rechazado el diálogo”.

Colombia ha reiterado que no desconoce el fallo de la CIJ ni a ese tribunal, sino que simplemente la sentencia es “inaplicable” hasta que no se celebre un tratado que proteja los derechos de los colombianos y que deberá ajustarse a la Constitución nacional. Pese a que la mayoría de los colombianos rodea al Gobierno en la defensa de la soberanía , elevar el tono en el litigio con una ruptura de relaciones puede perjudicar la imagen de un país que se precia de ser respetuoso de la ley.

PUBLICIDAD

Desde el fallo de la CIJ, Nicaragua ha autorizado a terceros países, entre ellos Estados Unidos y Rusia, a participar en operaciones y maniobras en las aguas en disputa, lo que no deja de causar inquietud en Colombia dado que el primero es un tradicional aliado suyo en el campo político y militar.

llenar

  • Comparta este artículo
Mundo

Colombia y Nicaragua, un nexo cada vez más distante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota