Mundo

Costo de la vida llegó a 6.7% en junio

Brasil dispuesto a sacrificar crecimiento de su economía para controlar inflación

Actualizado el 04 de agosto de 2013 a las 06:02 pm

Mundo

Brasil dispuesto a sacrificar crecimiento de su economía para controlar inflación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Gobierno de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se puso como meta controlar la inflación aunque la economía del país no crezca conforme a las metas.
ampliar
El Gobierno de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se puso como meta controlar la inflación aunque la economía del país no crezca conforme a las metas. (AP)
El gobierno de Brasil está dispuesto a sacrificar el crecimiento económico para hacer frente a la inflación, dijo el ministro de Hacienda, Guido Mantega, en una entrevista que publica el sábado la revista local Veja."El Gobierno jamás dejará a la inflación salir de control, así eso signifique reducir la tasa de crecimiento", aseveró. "La peor cosa que existe para Brasil es la inflación", sostuvo.Precisó que los ajustes para enfrentar las presiones inflacionarias se hacen desde el 2011, cuando Brasil creció un 2,7%, mientras que en el 2012 se expandió un débil 0,9%.Recientemente, Mantega redujo su previsión para el crecimiento del  PIB   de 2013 a 3%, cuando antes había previsto un 3,5%, mientras que el Banco Central, en su último informe trimestral, recortó las expectativas de crecimiento a 2,7% (antes estimaba 3,1%) para este año.En su objetivo de combatir la inflación, el Banco Central de Brasil elevó la tasa de interés de referencia en julio por tercera vez consecutiva y la dejó en 8,5%.Un alza de la tasa clave encarece los créditos y suele impactar en el gasto, disminuyendo la demanda y quitando presión a los precios. No obstante, afecta la inversión y el consumo, que ha sido un gran motor de crecimiento del país en los últimos años. En junio, la inflación en Brasil llegó a 6,7% en 12 meses, superando el centro de la meta oficial de 4,5% y también el umbral máximo de tolerancia, de 6,5%.Para Mantega, las presiones inflacionarias no han tenido que ver con el consumo interno sino más bien con alzas de precios de alimentos importados debido a sequías en países productores."Hoy los datos muestran que la inflación brasilera ya se está retirando hacia un nivel más confortable", dijo el ministro.Mantega aseguró que la confianza en la economía brasileña permanece alta y recordó que se cerró el primer semestre con 30.000 millones de dólares de inversión extranjera directa.

  • Comparta este artículo
Mundo

Brasil dispuesto a sacrificar crecimiento de su economía para controlar inflación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota