Mundo

Maestros protestan

Arde edificio de Congreso de Guerrero, en México

Actualizado el 13 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Mundo

Arde edificio de Congreso de Guerrero, en México

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Chilpancingo, México.AFP. Un grupo de maestros radicales prendieron fuego ayer al Congreso del estado mexicano de Guerrero y otro edificio gubernamental, en un recrudecimiento de sus protestas contra el Gobierno federal por la desaparición y posible masacre de 43 estudiantes .

Los docentes, quienes el martes habían incendiado la sede del Partido Revolucionario Institucional (PRI, oficialista) en Chilpancingo, capital de Guerrero, atacaron primero la sede de la Contraloría de la Secretaría de Educación estatal.

Unos 150 miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg), la mayoría encapuchados, destrozaron las instalaciones de la Contraloría y les prendieron fuego, sin que se reportaran heridos, constató un fotógrafo de la AFP.

El Cuerpo de Bomberos llegó al lugar para tratar de sofocar el fuego mientras los manifestantes se dirigían hacia el Congreso estatal con apoyo de cientos de maestros y estudiantes.

Los manifestantes asaltaron la sede legislativa, donde no se encontraban los diputados, e incendiaron el salón de sesiones, la biblioteca y varias salas. Afuera ardieron cinco carros.

Los docentes de la Ceteg, una corriente radical del sindicato nacional, ya habían llevado a cabo fuertes protestas durante el 2013 para oponerse a una reforma educativa, en las que incendiaron sedes de partidos e instituciones oficiales, incluida la misma Contraloría.

Un vocero de los padres de los jóvenes desaparecidos los desligó de este tipo de acciones y denunció que en las manifestaciones hay “infiltrados”.

Un día antes, los maestros y estudiantes habían bloqueado durante varias horas los accesos al aeropuerto internacional de la ciudad turística de Acapulco, Guerrero.

Gobierno mexicano defiende transparencia en caso de desaparecidos (AFP)

La desaparición de los 43 estudiantes el 26 de setiembre en Iguala, Guerrero, ha colocado a Enrique Peña Nieto en la peor crisis de su presidencia.

Pese a las críticas y las protestas, el mandatario mantuvo la gira internacional en la que se encuentra para acudir a las cumbres de APEC en China y del G20 en Australia.

Las protestas por los desaparecidos se han vuelto más contundentes desde que la Fiscalía anunció el viernes que, según sicarios narcotraficantes detenidos, los jóvenes fueron asesinados y sus cadáveres incinerados en un basurero de Cocula, vecina de Iguala. Los restos calcinados habrían sido después arrojados a un río.

PUBLICIDAD

La Fiscalía dijo que en el basurero y el margen del río apenas encontró un par de huesos con posibilidades de extraerles ADN y tenía previsto enviar los restos este miércoles a un prestigioso laboratorio de la Universidad de Innsbruck, Austria.

Los padres de los jóvenes rechazan la versión dada por los sicarios y exigen al gobierno que los siga buscando. Los familiares recibieron con optimismo los primeros resultados del grupo de forenses independientes argentinos a los que pidieron que colaboren en la investigación.

Ese equipo anunció el martes que concluyó el análisis de 24 de los 39 cuerpos extraídos de fosas clandestinas en los alrededores de Iguala durante la primera parte de la búsqueda, y que ninguno pertenece a los estudiantes.

Los peritos argentinos precisaron que también participaron en la recuperación de los restos hallados en el basurero de Cocula, que serán analizados en Austria.

La noche del 26 de setiembre, los estudiantes fueron víctimas de ataques de policías locales de Iguala , que dejaron seis muertos. Los agentes entregaron a 43 supervivientes a los sicarios del cártel local Guerreros Unidos, tres de los cuales habrían confesado la masacre.

  • Comparta este artículo
Mundo

Arde edificio de Congreso de Guerrero, en México

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota