Mundo

La izquierda mexicana se divorcia por mutuo consentimiento

Actualizado el 10 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

La izquierda mexicana se divorció por mutuo consentimiento tras la decisión de Andrés Manuel López Obrador de dejar su partido para buscar crear su propia formación política.

Mundo

La izquierda mexicana se divorcia por mutuo consentimiento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Andrés Manuel López Obrador anunció que se consagrará a fortalecer el Movimiento de Regeneración Nacional. | AFP
ampliar
Andrés Manuel López Obrador anunció que se consagrará a fortalecer el Movimiento de Regeneración Nacional. | AFP

México. AFP. La izquierda mexicana se ha divorciado por mutuo consentimiento tras la decisión de Andrés Manuel López Obrador, que por segunda vez no consiguió llegar a la presidencia, de dejar su partido para buscar crear su propia formación política.

Ante unos 100.000 seguidores reunidos el domingo en el Zócalo, la histórica plaza principal de la capital, el exalcalde de la ciudad (2000-2005) y figura emblemática de la izquierda mexicana aseguró que su decisión no puede considerarse una “ruptura” con los tres partidos que lo apoyaron en la campaña para los comicios del 1.° de julio.

Esos partidos –el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y el Movimiento Ciudadano– recibieron aparentemente con serenidad y comprensión la decisión de López Obrador, aunque saben que la creación de una nueva formación anticipa tensiones futuras.

López Obrador anunció que se consagrará a fortalecer el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), una asociación civil que creó en octubre y que ahora buscará registrar como partido, realizando asambleas de ahora a noviembre, en la perspectiva de disputar las legislativas de 2015 y la presidencial de 2018.

En una conferencia de prensa hoy, el presidente del PRD, Jesús Zambrano, subrayó que “hay total certeza de una separación en paz con Andrés Manuel”. “Nuestro partido cumplió lealmente el compromiso de caminar con su candidatura y se cerraron filas con él irrestrictamente”, afirmó.

Los analistas señalan que esta decisión aceptada de común acuerdo de marchar separados, permitirá a López Obrador y a sus antiguos compañeros dentro de la izquierda mantener cada un perfil diferenciado.

A López Obrador, quien rehusa reconocer la elección de Enrique Peña Nieto marcada por el retorno al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la decisión le permitirá mantenerse a la cabeza de la movilización social y de una propuesta de desobediencia civil pacífica contra el gobierno que asumirá en diciembre.

Por su parte, el PRD, que ha reconocido el fallo del Tribunal Electoral que el 31 de agosto dio la victoria al PRI y que representa la segunda fuerza en el Congreso, podrá asumir su trabajo institucional e incluso iniciar diálogos con el presidente electo.

PUBLICIDAD

“Lo que hizo Andrés Manuel López Obrardor en el Zócalo fue un anuncio de su permanencia en la palestra, de la supervivencia que espera tener de aquí a la siguiente elección presidencial”, dijo la politóloga Denis Dresser en la radio MVS.

“Si él no se separaba iba a llegar un momento en que seguramente, por principios y convicción, iba a estar en desacuerdo con las posturas que el PRD deberá asumir en su negociación dentro del Poder Legislativo o institucional con el gobierno”, agregó.

“La gran pregunta es ¿cuál de estas izquierdas acabará prevaleciendo en el tiempo y cuál será el verdadero contrapeso eficaz a Peña Nieto?”, se preguntó.

Irma Sánchez, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Políticas y Sociales (Flacso), advierte que para la izquierda el camino hacia la presidencial de 2018 estará plagado de dificultades por la multiplicación de aspirantes a la candidatura presidencial.

Tras este divorcio a la mexicana, al menos dos figuras reputadas y consideradas representativas de un sector moderado del PRD –el actual alcalde capitalino, Marcelo Ebrard, y su sucesor electo, Miguel Ángel Mancera–, “tienen una gran oportunidad frente a sí para tener visibilidad y tomar el lugar de López Obrador”, dijo Sánchez.

Algo similar dejó entrever el fundador del PRD y candidato presidencial en 1998, Cuauhtémoc Cárdenas, que expresó sus “mejores deseos” a López Obrador.

“Mexicanos con capacidad para conducir el país con un sentido democrático y progresista los hay, más allá de Andrés Manuel y de mí, que ya hemos sido candidatos”, dijo Cárdenas, quien pidió que el PRD aproveche la separación para fortalecerse.

  • Comparta este artículo
Mundo

La izquierda mexicana se divorcia por mutuo consentimiento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota