Mundo

Del fervor en los barrios a la inquietud de los economistas

Actualizado el 07 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Del fervor en los barrios a la inquietud de los economistas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Yo no tenía trabajo. Yo estaba en la calle. Pero un día le hablé a Chávez, le dije que no tenía cómo mantener a mi familia. Chávez me escuchó, la revolución nos escuchó, estuvo con nosotros y a ella le debo mi trabajo, lo que antes me habían negado”.

El féretro de Hugo Chávez avanzaba ayer entre un tumulto interminable del que surgían voces como esa, proveniente de una señora que, entre lágrimas y gritos, contaba en la transmisión oficial por qué salió a despedir al expresidente de Venezuela.

Las cifras muestran que ella no está sola. En 14 años, durante el paso de Chávez por el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, la pobreza se redujo de 49,4% a 29,5%, según datos de la Cepal. La indigencia, el analfabetismo y la desigualdad de ingresos también bajaron. Los índices en salud mejoraron, así como el índice de desarrollo humano.

Sin embargo, críticos y analistas sostienen que esos logros no son sostenibles en el largo plazo pues provienen de un sistema poco sostenible que depende únicamente de la renta petrolera.

“Ha habido mucha repartición de dinero petrolero entre la población, pero ha sido en forma de dádivas y subsidios, no en forma de programas de efectiva distribución de la riqueza. Se   dan muchos peces, pero no se enseña a pescar”, dijo a La Nación Gustavo Coronel, exdirectivo de Petróleos de Venezuela (PDVSA, estatal).

Misiones costosas. Los altísimos niveles de inversión social llegaron de la mano de Chávez bajo el nombre de “misiones”, que lograron gran carga emocional entre los sectores más pobres.

Las primeras misiones llegaron en el 2003, bajo el consejo de Fidel Castro en momentos de baja popularidad para el chavismo, que venía de un fallido golpe de Estado. Desde entonces, se aplicaron más de 30 en áreas como salud, educación, alimentación, deporte, empleo, vivienda y seguridad.

¿Cuánto han costado? No hay datos certeros. Chávez dijo que en las últimas cinco “grandes misiones” se destinaron $23.000 millones, lo suficiente para construir en nuestro país 92 carreteras como la de Caldera. Gracias a los enormes excedentes en PDVSA, Chávez pudo financiar las misiones sin la fiscalización de ningún órgano, según lo establece la ley del país.

PUBLICIDAD

“Yo creo que los avances son circunstanciales, gracias a los altos precios en el petróleo. La inflación en el país es de las más altas del mundo, hay escasez de recursos básicos y la deuda se ha triplicado en diez años”, manifestó Juan Carlos Hidalgo, del Instituto Cato.

El exembajador de Costa Rica en Venezuela Vladimir de la Cruz sostuvo que, aun en un gobierno de la oposición, la alta inversión social se mantendría. “Los pobres en Venezuela ahora son actores políticos, y eso la misma oposición lo reconoce. En el caso extremo de un cambio de gobierno, creo este alimentaría esos programas sociales porque son parte de lo que da los votos”, expresó De la Cruz en un chat con los lectores de La Nación .

  • Comparta este artículo
Mundo

Del fervor en los barrios a la inquietud de los economistas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota