Mundo

Cuestionada restauración

Actualizado el 03 de mayo de 1995 a las 05:04 pm

Mundo

Cuestionada restauración

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuestionada restauración
ampliar
Cuestionada restauración
Roma. El estudioso estadounidense James Beck, crítico acérrimo de la restauración de la Capilla Sixtina, quien pide que se detengan hasta que la ciencia encuentre métodos mejores para realizarlos, enfila ahora sus baterías hacia los trabajos que se realizan en Milán con la obra el Cenácolo de Leonardo da Vinci.

El Cenácolo (Ultima cena) fue realizado con témpera sobre la pared norte del refectorio de la iglesia de Santa María delle Grazie, en Milán, entre 1495 y 1498.

Salvado de los bombardeos durante la última guerra mundial por los habitantes de Milán, que cubrieron la pared con sacos de arena en una empresa que se consideró "desesperada" y de la que puede verse todavía el testimonio fotográfico, el fresco de Leonardo es, sin duda, "una de las obras más bellas y famosas del mundo", según Beck.

El historiador y crítico de arte pide al equipo de restauradores, encabezados por Pinin Brambilla, "por favor" que dejen todo tal cual está hasta cuando la ciencia sepa ocuparse mejor de "una empresa que debería ser grandiosa y solo está destruyendo, para siempre, una obra maestra propiedad de la humanidad".

De seguir adelante con el sistema de "limpieza" que se está utilizando, añade, "de la obra de Leonardo no quedarán más que fragmentos". Por último, y con abundancia de detalles técnicos, Beck afirma: "La eliminación de la capas de pintura postleonardianas es innegable que con ellas se ha ido también la película pictórica de su autor, y en su lugar tenemos ahora pocos fragmentos prácticamente indescifrables."

La reación de Pinin Brambilla no se hizo esperar: "Las opiniones de Beck son ofensivas y humillantes."

  • Comparta este artículo
Mundo

Cuestionada restauración

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota