Mundo

El parlamento español se dispone a rechazar el referéndum de independencia catalán

Actualizado el 08 de abril de 2014 a las 06:04 am

Las fuerzas nacionalistas e independentistas están dispuestas a seguir adelante con el proceso soberanista pese al rechazo de Madrid.

Mundo

El parlamento español se dispone a rechazar el referéndum de independencia catalán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los diputados españoles se disponen a dar un "no" general este martes al proyecto de referéndum sobre la independencia de Cataluña, que el Gobierno autonómico quiere organizar el 9 de noviembre, empujados por un fuerte apoyo de la opinión pública."Si dicen no, dirán no a una ley, pero no podrán parar la voluntad del pueblo de Cataluña", dijo el domingo, en un nuevo gesto de desafío, el presidente regional catalán, Artur Mas.Dicho de otro modo, las fuerzas nacionalistas e independentistas, mayoría desde 2012 en el Parlament [parlamento regional catalán] y unidas para organizar el referéndum, están dispuestas a seguir adelante con el proceso soberanista pese al rechazo de Madrid.El 9 de noviembre, "votaremos. No renunciaremos a la consulta porque está en juego nuestra dignidad, la dignidad de Cataluña", afirmó Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una potente asociación proindependentista, organizadora de las grandes manifestaciones que desde hace dos años tienen lugar el 11 de septiembre, el día de Cataluña.La ANC anunció el pasado fin de semana un calendario que debía llevar a la proclamación de la independencia, aunque fuera unilateral, a más tardar el 23 de abril de 2015, día de Sant Jordi, patrón de los catalanes.Este movimiento prevé una nueva demostración de fuerza el próximo 11 de septiembre, llenando dos grandes avenidas de Barcelona para formar la V de la victoria.Frente a esta presión creciente, los conservadores en el poder en Madrid aseguran que no se celebrará el referéndum del 9 de noviembre y que es ilegal, recordando que la Constitución sólo da la competencia para este tipo de consultas al Estado español.El gobierno catalán, que afirma querer actuar dentro de la legalidad y del diálogo, hace una lectura diferente, especialmente de una ambigua sentencia emitida el 25 de marzo por el Tribunal Constitucional."Es evidente que votar, se va a votar. Hay un planteamiento claramente legal", afirmó este martes el portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs, quien añadió que, según el estatuto de autonomía de Cataluña, "la Generalitat (gobierno regional) está habilitada para organizar consultas".Los diputados del gobernante Partido Popular, junto a los socialistas y los del partido centrista UPyD, rechazarán con un 80% de los votos la petición del Parlamento catalán de que le sea transferida la competencia para organizar el referéndum.En el hemiciclo, ante la ausencia de Mas, el proyecto será defendido por los representantes de CiU, la coalición nacionalista del presidente regional, los del partido independentista ERC y los ecocomunistas de ICV.El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó el lunes que desea que la crisis se resuelva con diálogo: "No se me ha pasado por la imaginación otra cosa. Yo creo que hay que hablar".Sin embargo, la víspera, la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, repetía que "la soberanía no se puede negociar y no se puede trocear", añadiendo que "sobre España y sobre los españoles, deciden todos los españoles".El 9 de noviembre, los catalanes estarán invitados a responder esta doble pregunta: "¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado?" y en caso afirmativo, "¿Quiere que sea un Estado independiente?".Esta consulta, si tiene lugar, marcará un punto de inflexión en la presión nacionalista de políticos y ciudadanos de esta región de 7,5 millones de habitantes, defensora feroz de su lengua y de su cultura, donde los desencuentros con el Gobierno central se han visto aumentados con la crisis económica.Fronteriza con Francia y abierta al Mediterráneo, esta región industrial, duramente golpeada por la crisis [su deuda pública a finales de 2013 era la más alta de España en montante bruto, con 57.146 millones de euros], reprocha sobre todo al Gobierno central no redistribuir de forma equitativa la riqueza y reclama una mayor autonomía fiscal.En este contexto, la expresión del sentimiento naconalista ha ganado en amplitud, con ocasión por ejemplo de la Diada, el día de Cataluña, que conmemora la fecha de la toma de Barcelona el 11 de septiembre de 1714 por las tropas franco-españolas de Felipe V, de la que este año se celebra el tercer centenario.

  • Comparta este artículo
Mundo

El parlamento español se dispone a rechazar el referéndum de independencia catalán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota