Mundo

Los funerales de Helmut Kohl se convierten en una querella familiar y política

Actualizado el 22 de junio de 2017 a las 10:55 am

Mundo

Los funerales de Helmut Kohl se convierten en una querella familiar y política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Un ataúd es introducido a la vivienda del excanciller alemán Helmut Kohl en Oggersheim cerca de Ludwigshafen, Alemania occidental, este jueves 22 de junio. (AFP)

Berlín

La muerte de Helmut Kohl reveló las profundas rencillas en la familia del "padre de la reunificación alemana", ensombreciendo los homenajes oficiales que se preparan para celebrar su memoria.

El conflicto entre la segunda esposa del excanciller, Maike Kohl-Richter, y los dos hijos de su primera unión, estalló el miércoles frente a la puerta de madera de la casa de Ludwigshafen (oeste) donde Helmut Kohl vivía retirado desde hacía años.

Gracias a las cámaras de televisión colocadas frente a la casa desde el anuncio, el viernes, de la muerte de esta gran figura de la historia alemana, se vio como Wálter, el hijo mayor de 53 años, no pudo entrar a la casa donde creció con su hermano, Peter, y su madre, Hannelore, que se suicidó en 2001.

LEA: Fallece Helmut Kohl, el canciller de la reunificación de Alemania

En esta casa murió Kohl y allí fue llevado un ataúd el martes.

Los dos nietos de Helmut Kohl también fueron rechazados por los policías.

Responsable de este espectáculo: la segunda esposa de Helmut Kohl, Maike Kohl-Richter, 34 años menor que su esposo, con quien se casó discretamente hace nueve años.

La prensa alemana, a la que la esposa casi nunca da declaraciones, la pinta como una mujer omnipresente que controlaba al debilitado anciano de 87 años.

La organización de las ceremonias oficiales también giró hacia la controversia política.

Maike Kohl-Richter quería vetar a la canciller Ángela Merkel al no invitarla a hablar en la ceremonia europea prevista para el 1 de julio en Estrasburgo (este de Francia), reveló Der Spiegel.

La viuda quería, por el contrario, que hablara el Primer ministro húngaro, Viktor Orban, muy criticado en Europa por su derivas autoritarias.

Frente a los temores de un escándalo, terminó por ceder, pero Merkel solo será una dirigente entre otros que hablarán en la ceremonia.

El empresario y escritor Wálter Kohl (centro), hijo del excanciller alemán Helmut Kohl y dos nietos, abandonan la casa del político luego de que no se les permitió entrar., este jueves 22 de junio. (AFP)

Los observadores ven en ello una venganza, pues Merkel, que debe el lanzamiento de su carrera política a Helmut Kohl, terminó por abandonarlo cuando se produjo el escándalo de financiamiento oculto de la Unión Cristiana-Demócrata (CDU) a fines de los años 90. Una puñalada en la espalda para Kohl, que nunca se lo perdonó.

LEA: Una reunificación alemana a marcha forzada, la proeza del excanciller Helmut Kohl

Wálter Kohl, quien no tenía contacto con su padre desde hacía años, se enteró de su muerte por la radio. En un libro best-seller, contó los sufrimientos de su infancia a la sombra de un "gigante" político que solo era para el un padre ausente.

Aunque la muerte de Helmut Kohl conmovió poco a los alemanes, las imágenes de este hombre muy parecido a su padre, con los ojos llorosos y enrojecidos, plantado frente a la entrada de la casa de Ludwigshafen, circularon por toda Alemania.

Por medio de su abogado, Maike Kohl-Richter justificó su rechazo a abrirle la puerta, al afirmar que Wálter Kohl no cumplió una cita telefónica para organizar los funerales de Kohl. El hijo de Kohl dijo que eran "mentiras".

Para muchos diarios, Maike Kohl-Richter es la guardiana celosa de la herencia política de su esposo. No soporta la más mínima crítica al balance de los 16 años de Kohl en la cancillería, entre 1982 y 1998.

Muy debilitado tras varios problemas graves de salud, Helmut Kohl estaba obligado a permanecer en una silla de ruedas. Y desde hace dos años, apenas podía hablar a causa de una traqueotomía.

"Las personas que visitaron a Kohl en los últimos tiempos en Oggersheim (el barrio de Ludwigshafen donde está su casa), dudan que él pudiera expresar la más mínima voluntad", escribe Spiegel.

Ex empleada de la cancillería en Bonn, Maike Kohl-Richter conoció a Helmut Kohl en 1994. Y él se casó con ella a los 78 años de edad.

Su nueva mujer, que según la prensa usaba los trajes finos de la primera esposa de Kohl, lo alejó de su familia y de sus allegados. Su casa fue transformada en un museo a la gloria de este veterano de la política, indicó su hijo menor.

Historiadores y expertos temen ahora una "batalla de archivos". ¿Cuál será el destino de miles y miles de cartas, agendas y otros documentos de Helmut Kohl, ahora en manos de esta controvertida segunda esposa?

  • Comparta este artículo
Mundo

Los funerales de Helmut Kohl se convierten en una querella familiar y política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota