Mundo

Procuran crear un bloque de izquierda en el Parlamento

Socialistas y Podemos buscan forjar una opción frente al gobierno de Mariano Rajoy

Actualizado el 27 de junio de 2017 a las 02:54 pm

Mundo

Socialistas y Podemos buscan forjar una opción frente al gobierno de Mariano Rajoy

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias (derecha), se entrevistaron el martes antes del inicio de una sesión del Congreso de los Diputados, en Madrid. (AFP)

Madrid

Tras meses de recelos y desencuentros, los dos líderes de la izquierda española, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, escenificaron este martes un acercamiento con el que quieren promover una alternativa al Partido Popular (PP, conservador) de Mariano Rajoy.

En una reunión en Madrid, Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), e Iglesias, su homólogo de Podemos, abordaron una serie de problemas concretos, como el futuro de 500.000 jóvenes desempleados, la protección de las pensiones públicas o el desarrollo de la ley de igualdad entre hombres y mujeres.

Para acercar posiciones y desarrollar iniciativas en el Parlamento, ambas formaciones crearán grupos de trabajo conjuntos, que empezarán a reunirse "en el mes de julio", tal y como dijo Iglesias.

De esta forma, el PSOE (primera fuerza de oposición) y Podemos (segunda) quieren cimentar un bloque de izquierda en el Parlamento. Su objetivo último es echar del poder a un Partido Popular que se ha visto acribillado por los escándalos de corrupción y que gobierna en minoría en la cámara, lo que no le ha impedido sacar adelante los presupuestos de este año.

"Mi prioridad es que Mariano Rajoy no siga siendo presidente del gobierno", afirmó Sánchez a la cadena televisiva la Sexta.

A corto plazo, el líder socialista, quien  no es diputado, descartó una moción de censura contra el gobierno conservador, tras la que Podemos promovió recientemente sin éxito.

Durante su campaña para reconquistar el liderazgo socialista, Sánchez abogó por una interlocución "prioritaria" con Podemoscon un doble objetivo estratégico: explorar una mayoría alternativa de gobierno y recuperar parte del voto que se fue del PSOE a Podemos.

Cerca, pero diferentes. Más allá de este primer acercamiento, tanto Iglesias como Sánchez insistieron no obstante en que hay "diferencias" entre ambos partidos, y el socialista descartó de plano que en el futuro puedan concurrir a unas elecciones con listas conjuntas.

"Somos proyectos políticos distintos", apostilló.

El encuentro entre ambos tuvo  lugar tras unos gestos de acercamiento por parte de Sánchez, y simboliza una tregua entre dos partidos que compiten por el liderazgo de la izquierda española.

Uno de esos gestos ha sido su visión de España como "Estado plurinacional", en plena fiebre independentista en Cataluña.

El PSOE se opone al referendo sobre la independencia que el Gobierno catalán quiere celebrar el 1.° de octubre. Pero la defensa del concepto lo acerca a Podemos, que aboga por una consulta pactada con el Gobierno central y considera Cataluña como una nación. Pablo Iglesias aplaudió por ello el gesto de los socialistas como "un avance".

Otro gesto fue  la decisión de Sánchez de no apoyar el CETA, el tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Canadá, que el jueves será votado en el Parlamento español y al que Podemos se opone frontalmente.

Su posición ha abierto un debate interno en el partido, en el que muchos sí ven con buenos ojos este acuerdo comercial, y la polémica ha llegado incluso a Bruselas, donde este lunes la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malström, defendió al CETA como "un buen acuerdo para España".

Recelos. La relación entre los dos líderes está teñida de desconfianza desde que, en enero de 2016, Pablo Iglesias propuso al PSOE un gobierno de coalición en el que él sería el vicepresidente de Sánchez y Podemos controlaría ministerios clave como Defensa, Interior y Economía.

Iglesias hizo esa propuesta tras las legislativas de  diciembre dle 2015, que arrojaron un Parlamento muy fragmentado. Pero su iniciativa fue recibida como una afrenta por el PSOE, que pese a su descalabro en las urnas seguía siendo la primera fuerza de izquierda.

En marzo de ese año, la relación se complicó aún más, cuando Podemos votó en el Parlamento en contra de la investidura de Sánchez como presidente de un gobierno de coalición con los centristas de Ciudadanos.

El propio líder socialista no ha dejado de criticar esa decisión, y este mismo martes demostró de nuevo que la espina sigue clavada: "Hoy podría ser presidente del gobierno con su abstención".

  • Comparta este artículo
Mundo

Socialistas y Podemos buscan forjar una opción frente al gobierno de Mariano Rajoy

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota