Mundo

Agrupación radical los recluta por medio de Internet

Estado Islámico cautiva a jóvenes franceses comunes

Actualizado el 19 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Pertenecen a familias católicas o ateas; la mayoría son de clase media

Mundo

Estado Islámico cautiva a jóvenes franceses comunes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Policías esperaban el lunes a los padres del joven yihadista Maxime Hauchard, de 22 años, en Le Bosc-Roger-en-Roumois, norte de Francia. | AFP

París. AFP. Se llaman Maxime, Hélène o David, son jóvenes comunes que se convirtieron al islam y optaron por el yihadismo, y provocaron así el desconcierto de la sociedad francesa .

“No se fue para hacer daño”, afirma René, vecino y amigo de los padres de Maxime Hauchard, el francés identificado como uno de los verdugos del grupo Estado Islámico (EI) que decapitaron el fin de semana a cerca de 20 prisioneros sirios.

“Era un muchacho bueno, que no causaba problemas. Ellos debieron drogarlo”, afirma su esposa, Jeannine, al borde de las lágrimas al recordar al chiquillo que jugaba con sus nietos en un pueblo de Normandía donde residen.

Maxime, al igual que Hélène, una joven de 17 años cuya metamorfosis entre adolescente sin historia y radicalización islámica fue contada por la prensa francesa a principios de octubre, o David Drugeon, al que un dron norteamericano mató a principios de noviembre, no son sin duda representativos de la mayoría de los aproximadamente 1.000 franceses en las filiales de enrolamiento yihadista hacia Siria e Irak.

Similitudes. Entre ellos hay características comunes: de familia atea o católica y se convirtieron al islam muy jóvenes. David lo hizo a los 13 años, Hélène, cuya madre se batió para impedir que saliera de Francia, a los 15, y Maxime, a los 17.

Antes, el discurso del islam radical convencía en general a jóvenes frágiles social y familiarmente. “Hoy, ese discurso alcanza a jóvenes de familias muy diferentes”, señala la directora del Centro de Prevención de Derivas Sectarias Ligadas al Islam (Cpdsi), Dounia Bouzar.

Especialista en religión, Dounia Bouzar es coautora de un reciente informe sobre los jóvenes yihadistas franceses junto con un exnegociador de la policía de élite, Christophe Caupenne, y el educador Sulaymân Valsan.

Los tres trabajaron sobre los datos relativos a 160 familias que recurrieron al Cpdsi desde febrero para tratar de impedir el adoctrinamiento de sus hijos y su partida a Siria o Irak. El 80% de esas familias se declaran ateas y el 67% son parte de la clase media.

El segmento de edad más común es entre 15 y 21 años (63%), según el informe, que señala que Internet fue el medio de adoctrinamiento en el 91% de los casos.

La investigación reveló “cinco mitos” eficaces: el modelo de “caballero heroico” que funciona con los muchachos; la partida en nombre de una “causa humanitaria”, que toca a las jóvenes; el “portador de agua”, que designa a los que buscan un líder; la referencia al videojuego Call of Duty , para jóvenes que quieren combatir; el deseo de poderío, que atrae a personas “sin límites”.

Según cifras citadas el martes por el diarioLe Monde , el 23% de los 376 franceses que combaten en Siria no fueron educados en la cultura musulmana.

  • Comparta este artículo
Mundo

Estado Islámico cautiva a jóvenes franceses comunes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota