Mundo

Gobierno alemán defiende a sus servicios secretos ante el Parlamento

Actualizado el 25 de julio de 2013 a las 11:08 am

Organizaciones de defensa de los derechos civiles presentaron hoy una “carta abierta” pidiendo al Gobierno responsabilidades en el escándalo

Mundo

Gobierno alemán defiende a sus servicios secretos ante el Parlamento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Berlín

El ministro de la Cancillería alemana, Ronald Pofalla, defendió este jueves ante el órgano de control parlamentario -la comisión de secretos oficiales- del Bundestag  (Cámara baja) la legalidad del trabajo de los servicios secretos germanos, acusados de colaborar en el programa de espionaje masivo de EE. UU.

El presidente del departamento de Protección de la Constitución alemana, Hans-Georg Maassen (primer plano), a su llegada a la reunión del comité de control parlamentario.
ampliar
El presidente del departamento de Protección de la Constitución alemana, Hans-Georg Maassen (primer plano), a su llegada a la reunión del comité de control parlamentario. (EFE)

“Trabajan sujetos al derecho y a la ley”, manifestó Pofalla tras concluir su intervención a puerta cerrada en la comisión, convocada de forma extraordinaria para intentar acabar con la polémica que persigue al Gobierno de Angela Merkel a dos meses de las elecciones generales.Pofalla, hombre de confianza de la canciller y responsable del ala exterior de la inteligencia alemana, rebajó ante los parlamentarios la gravedad del espionaje estadounidense y garantizó que los servicios nacionales no están involucrados.Presentó para ello una declaración de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana en la que niega que se espíen y almacenen millones de datos de ciudadanos alemanes y que asegura que el programa Prism, desvelado por el analista Edward Snowden, no es  “un sistema masivo de captación” de comunicaciones.Pero sus explicaciones no contentaron a la oposición, y el presidente del órgano de control parlamentario, el socialdemócrata Thomas Oppermann, insistió en que sigue sin aclararse qué sabía el Gobierno alemán del programa Prism, que dijo haber conocido por la prensa.Según una encuesta del instituto demoscópico Emnid, el 74% de los ciudadanos alemanes considera que Pofalla conocía el programa de espionaje y una mayoría cree que la propia canciller estaba informada.Sin embargo, el asunto parece no hacer mella en las expectativas electorales de la Unión Cristianodemócrata de Merkel, que, según el último sondeo de la televisión pública ARD, a dos meses de los comicios generales se haría con 42% de los votos frente al 25% que lograrían los socialdemócratas.Organizaciones de defensa de los derechos civiles, como la Asociación federal de consumidores o Greenpeace, presentaron hoy una “carta abierta” pidiendo al Gobierno responsabilidades en el escándalo.En la carta, firmada por más de 2.100 personas, entre ellas varios diputados, se exige el fin inmediato de las “prácticas de espionaje estatal” que tengan lugar al margen del marco legal.El diario Frankfurter Allgemeinen Zeitung publicará además mañana un manifiesto de una treintena de conocidos escritores alemanes que denuncian el “histórico ataque” al Estado de derecho democrático que supone este asunto.

  • Comparta este artículo
Mundo

Gobierno alemán defiende a sus servicios secretos ante el Parlamento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota