Mundo

Francia se lanza en busca de los sospechosos de masacre

Actualizado el 09 de enero de 2015 a las 12:00 am

Mundo

Francia se lanza en busca de los sospechosos de masacre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

ParísEFE Francia lanzó el jueves una operación sin precedentes en busca de los hermanos Kouachi, sospechosos de haber perpetrado la masacre en el semanario Charlie Hebdo .

No obstante, la movilización no evitó una nueva víctima mortal, una policía municipal tiroteada en el sur de París.

Said y Chérif Kouachi, acusados por el Ministerio del Interior de ser los autores del peor atentado en suelo francés en medio siglo, fueron identificados en una gasolinera que atracaron cerca de Villers Cotterêts, en la región de Picardía, al noreste de París.

Las fuerzas de seguridad extendieron el nivel de alerta máxima a esa región y centraron allí su búsqueda, apoyadas por militares y helicópteros.

El hermano menor, Chérif, ya fue condenado en 2008 a tres años de cárcel por participar en una red de captación de yihadistas.

Empero, aunque tanto él como Said habían sido vigilados por los servicios secretos, “no había elementos que apuntaran a la inminencia de un atentado”, según el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Más de 88.000 efectivos fueron movilizados en todo el país, anunció Cazeneuve. Afirmó que nueve personas han sido detenidas hasta ahora en relación con el caso.

Cuando los franceses todavía lloraban a sus muertos del semanario Charlie Hebdo , el terrorismo volvió a hacerse presente con el asesinato de una policía municipal tiroteada el jueves por un desconocido que portaba un chaleco antibalas, en el sur de París.

Cazeneuve insistió en que no se ha hallado ningún vínculo entre la masacre del miércoles y el atentado de ayer, en el que otro policía resultó herido, pero sí lo consideran “acción terrorista”.

Alerta máxima en el Norte de Francia

Luto nacional. La jornada de luto nacional para honrar la memoria de los caídos por la libertad de expresión, acabó con una nueva muerte y varios ataques contra centros de culto musulmán.

A mediodía, la nación guardó un minuto de silencio, solo roto por el tañido de las campanas de la catedral de Notre Dame.

El Gobierno francés convocó para el domingo una cumbre antiterrorista que deberá reunir a los responsables del Interior de los países europeos más afectados y de Estados Unidos.

También, el domingo se celebrará una manifestación llamada a encarnar la unidad de los franceses frente a los radicales que quieren acallar cualquier crítica a través de las armas.

Sin embargo, la convocatoria de unidad nace ya dividida: el Gobierno y varios partidos no pueden ocultar la incomodidad que les produce compartir marcha con el ultraderechista Frente Nacional (FN) y su líder, Marine Le Pen, a quien consideran islamófoba.

El coordinador de la marcha en el gobernante Partido Socialista, François Lamy, sostuvo que “no hay lugar para el FN en la ‘marcha republicana’”.

Le Pen, presta siempre al pugilato dialéctico, se ha lanzado a denunciar esa “estafa política”, que, recordó, deja fuera a “un partido que representa al 25% de los franceses”, su porcentaje de voto en las elecciones europeas.

Al margen de la contienda política, la buena noticia del día llegó con el anuncio de que el Charlie Hebdo , la provocadora e iconoclasta publicación que los terroristas pretendieron callar, volverá a salir a los quioscos el próximo miércoles.

Su tirada será todo un desafío a los intolerantes: un millón de ejemplares.

  • Comparta este artículo
Mundo

Francia se lanza en busca de los sospechosos de masacre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota