Mundo

Protestas y renuncias

Escándalo infla la presión sobre el Gobierno turco

Actualizado el 28 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Escándalo infla la presión sobre el Gobierno turco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Estambul. AFP. La presión aumentó ayer sobre el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, salpicado por un escándalo político-financiero sin precedentes, que provocó una oleada de dimisiones en su bando y nuevas manifestaciones reprimidas por la Policía.

Las fuerzas de seguridad intervinieron en la tarde del viernes en la plaza Taksim de Estambul, para dispersar a miles de manifestantes que denunciaban la corrupción del gobierno conservador islamista y exigían la dimisión de su jefe.

Erdogan, inflexible, volvió a defenderse ante miles de partidarios reunidos en el aeropuerto internacional Ataturk, y denunció un “complot” en su contra.

Aunque no nombró a su adversario, el primer ministro volvió a responsabilizar al movimiento del predicador musulmán Fetullah Gülen, acusado de estar en el origen de la investigación anticorrupción que derivó en la dimisión de tres ministros de Erdogan.

Protestas e investigación sacuden al Gobierno turco (AFP)

“Los recientes desarrollos son una consecuencia del caso de los colegios privados”, dijo Erdogan.

La organización de Gülen, que en un principio apoyó a Erdogan al llegar al poder y que es muy influyente en la Policía y la magistratura, declaró recientemente la guerra al Gobierno, que quiere eliminar los colegios de apoyo escolar privado, una de sus principales fuentes de financiación.

Pese a haber remodelado ampliamente su gabinete en la noche del miércoles, tras la dimisión de tres importantes ministros, las consecuencias de la crisis política ocasionada por la detención de decenas de personalidades cercanas al poder el 17 de diciembre, seguían siendo patentes este viernes.

Tres diputados del partido gubernamental, amenazados de expulsión por pronunciarse en favor de la independencia de la Justicia, anunciaron ayer su dimisión.

“No es posible hacer oír nada en el partido en el poder”, indicó uno de ellos, Ertugrul Günay, exministro de Cultura, quien acusó a su antiguo partido de “arrogancia” y de poner trabas a la Justicia.

En este contexto, el Ejército turco, que ya tomó varias veces el poder en Turquía, anunció que rechazaba tomar parte en esta crisis.

“Las Fuerzas Armadas no quieren verse implicadas en los debates políticos”, dijo la institución en un comunicado.

  • Comparta este artículo
Mundo

Escándalo infla la presión sobre el Gobierno turco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota