Mundo

EE. UU. y Europa chocan sobre salida a conflicto de Ucrania

Actualizado el 09 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Conferencia de Seguridad se enfocó en cómo lograr la paz en el país

Washington defiende opción de dar armas pesadas a Kiev para su defensa

Mundo

EE. UU. y Europa chocan sobre salida a conflicto de Ucrania

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Múnich, AlemaniaAFP En plena guerra que asola el este de Ucrania, Estados Unidos y Europa occidental se presentan aliados frente a Moscú, pero divergen en su visión del mundo posterior a la Guerra Fría.

Han pasado 70 años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y un cuarto de siglo desde la caída del Muro de Berlín, el derrumbe de la Unión Soviética y la reunificación de Alemania.

Pero las lecciones sacadas a ambos lados del Atlántico de una dolorosa historia común no siempre son similares. Menos aún ahora, para hacer frente a una rebelde y nacionalista Rusia en el conflicto en Ucrania.

¿Hay que armar o no a Ucrania, exsatélite soviético, enfrentado a una rebelión prorrusa en el este del país?

Esta es la verdadera cuestión de fondo tratada este fin de semana en el Conferencia de Seguridad de Munich, foro creado en 1963 y dedicado a la resolución pacífica de los conflictos.

A medida que aumenta el número de víctimas en Ucrania, crece también el miedo a que ese conflicto se extienda a otros lugares del continente. Entre tanto, según Occidente, Moscú sigue alimentando la rebelión, enviando armas y militares al este.

¿Qué hacer entonces?

Recuerdo de infancia. En una inusual confesión personal, la canciller alemana, Ángela Merkel, recordó su infancia detrás de la Cortina de Hierro, para ilustrar su rechazo a avivar el conflicto ucraniano con más armas.

“Crecí en la República Democrática Alemana. Tenía siete años cuando se construyó el Muro de Berlín”.

“Nadie pensó que habría una intervención militar para proteger al pueblo del bloque del este (europeo), obligado a vivir durante años sin libertades y bajo la dictadura”, dijo.

“Y no culpo a nadie de ello. Era una (visión) realista, poco después del final de la Segunda Guerra Mundial”, añadió.

Para Merkel los valores europeos de democracia y libertad acabarán imponiéndose en Ucrania, joven democracia convulsa ante la que se debe ser pacientes.

Su claro mensaje de no enviar armas al Gobierno de Kiev será transmitido por Merkel al presidente Barack Obama, durante la visita de la canciller este lunes a Washington.

Pero el mensaje de Merkel fue recibido en Múnich con mucho recelo por la delegación estadounidense, que tiene una visión diferente de la historia y otra actitud ante Ucrania.

La otra cara. “Desde luego no es esa mi versión de la historia”, afirmó a la prensa el veterano senador republicano John McCain, que aboga explícitamente por enviar armas pesadas a Kiev.

McCain recordó los “miles de soldados estadounidenses” que durante la Guerra Fría estuvieron estacionados en Alemania para “defender la libertad”, y que cuando Berlín fue objeto de bloqueo por los líderes soviéticos en los tensos años 1948-1949 “organizamos un puente aéreo” para suministrar comida y otros bienes a los berlineses.

“Nunca dijimos: ‘mejor no provoquemos a los soviéticos’”, sentenció McCain.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, también lamentó, por su parte, que hace pocos años solamente se daban grandes pasos hacia el sueño de “una Alemania unida en el corazón de Europa, con la premisa de no repetir los conflictos vividos en el pasado”.

Pero, debido a las decisiones que ha tomado Rusia, el conflicto se repite. “Señor Putin, el mundo es diferente hoy de lo que era hace un par de años”, dijo Biden, dirigiéndose al presidente ruso.

Aunque el vicepresidente no abogó directamente por armar a Kiev, sí llamó a suministrarle armas defensivas para enfrentar el gran armamento de sus rivales.

En fin, el ministro ruso de Exteriores Serguéi Lavrov salió en defensa de su país.

En una intervención que generó amargas risotadas entre los demás miembros del panel, Lavrov aseguró que es Occidente y no Rusia el que ha violado los acuerdos que fijaron las fronteras de Europa tras el final de la Guerra Fría.

“Lo que pasó en Crimea fue un ejercicio de autodeterminación”, dijo en alusión a la península ucraniana anexionada por Moscú tras un referendo local en marzo pasado. La libertad de voto “es un principio esencial de la Carta de Naciones Unidas”, aseguró el ministro ruso.

  • Comparta este artículo
Mundo

EE. UU. y Europa chocan sobre salida a conflicto de Ucrania

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota