Mundo

Al menos 40 muertos en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad iraquíes y manifestantes

Actualizado el 23 de abril de 2013 a las 12:00 am

Además, se impuso un toque de queda en la región de Kirkut

Mundo

Al menos 40 muertos en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad iraquíes y manifestantes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Kirkut (AFP). Por lo menos 40 personas murieron en el norte de Irak durante un asalto de las fuerzas antimotines contra manifestantes suníes hostiles al primer ministro Nuri al Maliki y ataques emprendidos en represalia contra los militares.

Las fuerzas antimotines atacaron al alba la plaza central en la localidad de Huweijah, en la provincia de Kirkuk, luego de expirar un ultimátum para que los manifestantes entregaran a los responsables del asesinato de un soldado hace una semana, según el ministerio del Interior.

"Nuestras fuerzas no abrieron fuego primero. Lo hicieron porque los manifestantes iniciaron los disparos, y respondimos para defendernos", dijo a la AFP un general iraquí que pidió no ser identificado.

Sin embargo, Abdel Malek Al Juburi, vocero de los manifestantes, dijo a la AFP que las fuerzas antimotines habían "abierto el fuego de forma indiscriminada" sobre los manifestantes.

Según Al Juburi, los soldados "incendiaron las tiendas en las que centenares de manifestantes acampaban desde hace varias semanas para exigir la renuncia de Al Maliki.

De acuerdo con un comunicado del ministerio del Interior, las autoridades habían "pedido a los manifestantes pacíficos y no armados que se retiren de la plaza" antes del asalto.

La operación tenía por objetivo el "ejército de Naqchbandis", un grupo rebelde violentamente opuesto al gobierno y particularmente activo en la región de Kirkuk. Ese grupo tiene entre sus filas a exoficiales del ejército de Sadam Husein.

Después de este asalto, las fuerzas armadas impusieron un toque de queda en toda la región y la plaza fue evacuada.

Casi de inmediato, el ministro de Educación, Mohamed Ali Tamin (un suní), presentó su renuncia en protesta por la represión autorizada por las autoridades chiitas, indicó un funcionario del gabinete.

A su vez, el jefe del consejo de la provincia de Kirkuk, Hasan Trouhan, condenó la acción represiva en la plaza y el "uso indiscriminado de la fuerza".

El funcionario llamó a "la ONU a que intervenga porque la situación es extremadamente grave y Kirkuk no puede soportar nuevas crisis"

Situada a unos 240 kilómetros al norte de Bagdad, la provincia de Kirkuk es un mosaico étnico y confesional donde cohabitan kurdos, árabes, turcomanos, sunies y chiíes.

PUBLICIDAD

. Esta información fue actualizada a las 8:20 a. m.

  • Comparta este artículo
Mundo

Al menos 40 muertos en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad iraquíes y manifestantes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota