Mundo

Denuncia de corrupción salpica a Naciones Unidas

Actualizado el 07 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Empresario chino busca garantizarse apoyo para proyecto financiado por ONU

Justicia de EE. UU. inculpa a 6 personas por pagar coimas y defraudar al fisco

Mundo

Denuncia de corrupción salpica a Naciones Unidas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El fiscal neoyorquino Preet Bharara, dio detalles el martes sobre el esquema de corrupción al cual vincula al expresidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas John Ashe, al diplomático dominicano Francis Lorenzo y cuatro hombres de negocios chinos. | AP

Nueva York. AFP, AP y EFE. La ONU se declaró el martes “estupefacta” luego de que la Justicia de Estados Unidos inculpó a un expresidente de la Asamblea General de aceptar sobornos por más de $1 millón e incurrir en fraude impositivo. Asimismo, acusó a un diplomático en funciones por conspirar para pagar coimas.

Las autoridades estadounidenses anunciaron el martes la detención y procesamiento de seis personas, entre ellas John Ashe –quien presidió la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)–, y un diplomático dominicano.

Cuatro de los acusados, incluyendo a Ashe (exembajador de Antigua y Barbuda ante la ONU) y el representante alterno de República Dominicana en Naciones Unidas, Francis Lorenzo, fueron arrestados el martes en Nueva York, informó la Fiscalía Federal del distrito sur de Manhattan.

Otros dos individuos, el empresario chino del sector inmobiliario en Macao, Ng Lap Sneg, y un colaborador suyo chino naturalizado estadounidense, fueron apehendidos días atrás, también en Nueva York, luego de que el hombre de negocios asiático fuese imputado por haber traído de manera ilegal $4,5 millones a Estados Unidos.

Las seis personas, entre las que hay además otros dos chinos naturalizados estadounidenses, fueron procesadas por cuatro cargos: conspiración para sobornar a un responsable de la ONU, pago de sobornos, conspiración para efectuar transporte ilegal de dinero y fraude impositivo.

Estupefacción. Los principales dirigentes de la ONU se declararon “estupefactos” e impactados por el escándalo. “La corrupción no tiene sitio en las Naciones Unidas ni en ningún otro lado”, expresó el actual presidente de la Asamblea, el danés Mogens Lykketoft. “Estoy impactado y creo que a la ONU y sus representantes se les deben exigir los más altos estándares”, añadió.

De confirmarse, el escándalo supondría “un ataque en el corazón de la integridad de las Naciones Unidas”, admitió Lykketoft.

El secretario general, Ban Ki-moon, estaba “asombrado y profundamente perturbado” por las acusaciones, que afectan “la integridad y el corazón de la ONU”, indicó por medio de su portavoz, Stephane Dujarric.

Sobornos y fraude. A John Ashe, quien ejerció la presidencia de la 68.ª Asamblea General entre setiembre del 2013 y setiembre del 2014, se le acusa de dos cargos de fraude impositivo por no haber declarado ni pagado impuesto a las ganancias por $1,3 millones recibidos en sobornos en el 2013 y el 2014, por lo que podría ir tres años a prisión.

PUBLICIDAD
John Ashe en la 68.ª Asamblea General de la ONU en el 2013. | AFP2
ampliar
John Ashe en la 68.ª Asamblea General de la ONU en el 2013. | AFP2

“Si se comprueban, los cargos confirmarán que el cáncer de la corrupción que afecta a tantos gobiernos locales y estatales infecta también las Naciones Unidas”, señaló el fiscal federal Preet Bharara, quien precisó que la denuncia abarca un lapso que va del 2011 hasta diciembre del 2014.

“Como se denuncia, para tener relojes Rolex, trajes hecho a medida y un terreno de baloncesto privado, John Ashe se vendió y vendió a la institución mundial que lideraba”, agregó.

De la denuncia de 37 páginas, surge que Ashe aceptó más de $500.000 en sobornos para promocionar ante la Secretaría General de la ONU la necesidad de construir un centro de conferencias de Naciones Unidas en Macao, proyectado por empresarios chinos.

También recibió $800.000 para apoyar intereses de estas personas ante la ONU y exresponsables del Gobierno de Antigua y Barbuda, incluyendo al por entonces primer ministro de ese país, con quien compartió las coimas.

Las cinco personas que sobornaban a Ashe usaban una falsa organización no gubernamental para sus actividades.

Francis Lorenzo, quien era su presidente honorario, percibía un salario de $20.000 mensuales, de acuerdo con la denuncia, en la que se le acusa de conspiración para sobornar a un responsable de las Naciones Unidas y de pago de sobornos, cargos que podrían llevarlo a prisión entre cinco y diez años, respectivamente.

Contactada por AFP, la representación permanente de República Dominicana ante la ONU confirmó que Lorenzo trabaja como “embajador alterno desde el 2004” y aseguró que hasta el momento “realizó sus tareas de manera eficiente y de acuerdo con los principios” del país.

Por su lado, el empresario chino Ng Lap Seng fue detenido el 24 de setiembre en Nueva York junto con Jeff Yin, su principal colaborador y también procesado el martes.

Ng efectuó 11 vuelos a Estados Unidos entre julio de 2013 y setiembre del 2014 y trajo entre $200.000 y $900.000 en cada uno de ellos.

En uno de esos viajes, en junio del 2014, aterrizó en Nueva York con una valija con $400.000 en efectivo y declaró a la aduana que iba a utilizar el dinero para comprar pinturas y apostar en Las Vegas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Denuncia de corrupción salpica a Naciones Unidas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota