Mundo

'Libro blanco' del gobierno regional

Escocia independiente usaría la libra como moneda e Isabel sería su jefa de Estado

Actualizado el 26 de noviembre de 2013 a las 01:19 pm

Separación traería más prosperidad e igualdad económica, afirma primer ministro de la provincia británica

Mundo

Escocia independiente usaría la libra como moneda e Isabel sería su jefa de Estado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Glasgow

Si Escocia logra la independencia del Reino Unido conservará la libra como moneda y a Isabel II como reina, según el "libro blanco" sobre la secesión presentado el martes por el gobierno regional.El primer ministro de Escocia, Alex Salmond, presentó el documento en un acto en Glasgow, con la esperanza de cambiar los sondeos desfavorables, a diez meses de la consulta independentista."El futuro de Escocia está ahora en manos de Escocia", dijo Salmond en el acto en el que presentó el libro, que responde a 650 cuestiones concretas sobre una eventual secesión y asegura que la separación traería más prosperidad e igualdad económica para esa provincia británica de 5,2 millones de habitantes.

El primer ministro escocés,  Alex Salmond, y la  vice primera ministra,  Nicola Sturgeon, muestran el "libro blanco" sobre lo que sería una Escocia independiente.
ampliar
El primer ministro escocés, Alex Salmond, y la vice primera ministra, Nicola Sturgeon, muestran el "libro blanco" sobre lo que sería una Escocia independiente. (AFP)

"Los escoceses han pagado más impuestos que el resto del Reino Unido en los últimos 32 años", denunció Salmond, asegurando que la ruptura con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, tras 300 años de unión, permitiría "luchar contra el legado de deuda y desigualdad social impuesto por las políticas" de Londres.El nuevo país. "El futuro de Escocia - su guía para una Escocia independiente" detalla por primera vez los planes de Edimburgo en moneda, fiscalidad, educación y políticas de bienestar en caso de que el "sí" triunfe en el referéndum de independencia del 18 de septiembre de 2014.La guía dice que Escocia se quedaría con el 90% de las reservas de petróleo del mar del Norte -24.000 millones de barriles- y que no permitiría armas nucleares en la base militar de Faslane, que alberga un  submarino nuclear británico.Asimismo,  seguiría usando la libra como divisa, reconocería a la reina Isabel II como monarca en su Constitución nueva y renunciaría a la BBC como medio público nacional.Finalmente, se mantendría en la OTAN y en la Unión Europea (UE).Salmond, del Partido Nacional Escocés (SNP), expresó su seguridad en que se cumplirán sus planes, aunque sus interlocutores si gana el referéndum, Londres y Bruselas, no se han comprometido a facilitarlos.Los votantes juzgarán el contenido del libro "en contraste con la campaña del 'no' y sus augurios de pesadumbre y negatividad", dijo el jefe de gobierno escocés."Mi visión en política es que la gente votará a favor de una visión positiva", agregó.Una victoria daría pie a unas negociaciones complejas sobre moneda, deuda pública, bases militares e inversiones, entre otras cosas.El gobierno central del primer ministro conservador David Cameron sostiene que cada escocés perdería con la independencia unas mil libras al año (1.600 dólares, 1.200 euros), en concepto de aumento de impuestos para sufragar el nacimiento del nuevo país."Respetar el resultado del referéndum es algo totalmente diferente a aceptar todo lo que Alex Salmond diga en una conferencia de prensa", respondió un portavoz del gobierno de Cameron.No muy convencidos. El "no" manda en las encuestas pese a la alta popularidad de Salmond y el SNP.En el último sondeo, aparecido el domingo en el Sunday Times, un 47% de los escoceses se opone a la independencia, un 38% la apoya y un 15% no sabe aún cuál será su opción.Se trata de unas cifras ligeramente más esperanzadoras para los nacionalistas escoceses, cuya propuesta separatista no entusiasmó tradicionalmente más que a un 20% del electorado.Los indecisos podrían alterar el equilibrio y el gobierno conservador-liberal de Cameron relevó a principios de octubre al secretario para Escocia, Michael Moore, y lo sustituyó por Alistair Carmichael, considerado más combativo.Los grandes partidos británicos -conservadores, liberales y laboristas- defienden la permanencia de Escocia en el Reino Unido.Alistair Darling, diputado laborista escocés, y responsable de la campaña "Mejor juntos", dijo que el documento de Salmond "es un absoluto sinsentido"."Tienen que entender que habrá negociaciones", dijo a la BBC, y "una negociacion significa que dos personas tienen que estar de acuerdo".Escocia disfruta de mayor autonomía desde que así lo quiso en un referendum de 1997. Su parlamento tiene competencias en educación, sanidad, medio ambiente y justicia.A las puertas del Centro de la ciencia donde Salmond presentaba su libro, las opiniones eran diversas. "Debe estar tan lleno de fantasía como un libro de Harry Potter", dijo Alan, de 56 años, un desempleado que iba en bicleta.Tom Smith, un médico de 74 años, dijo en cambio que "Escocia podría ir muy bien" como Estado independiente. "De todos modos, ya somos una nación diferente", aseguró.El caso de Escocia es seguido con atención más allá de Gran Bretaña, particularmente en Cataluña, la región europea donde la aspiración a la independencia se ha manifestado con más fuerza en los ultimos tiempos.El gobierno catalán reclama la celebración de un referéndum y reprocha al ejecutivo central de Mariano Rajoy que no lo permita, cómo hizo Cameron.

  • Comparta este artículo
Mundo

Escocia independiente usaría la libra como moneda e Isabel sería su jefa de Estado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota