Mundo

Cárceles centroamericanas convertidas en bodegas hacinadas

Actualizado el 23 de julio de 2013 a las 12:01 pm

En Costa Rica, la Defensora de los Habitantes calificó los centros penitenciarios costarricenses como "depósitos de personas".

Mundo

Cárceles centroamericanas convertidas en bodegas hacinadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

SAN SALVADOR

El hacinamiento convirtió las cárceles de Centroamérica en "bodegas humanas", un fenómeno generado por los enfoques represivos del ataque a la delincuencia y ahora, para mitigar la crisis, los gobiernos hacen millonarias inversiones destinadas a ampliar la obsoleta infraestructura.

 Un incendio en la cárcel de Comayagua, Honduras, dejó más de 382 muertos en febrero del 2012. La sobrepoblación fue la principal causa.  Foto Archivo.
ampliar
Un incendio en la cárcel de Comayagua, Honduras, dejó más de 382 muertos en febrero del 2012. La sobrepoblación fue la principal causa. Foto Archivo.

Una población total de 92.565 internos, según los registros oficiales, tiene colapsadas las 114 cárceles del istmo donde predominan las condiciones de insalubridad, la deficiente asistencia jurídica, la ineficiente atención médico hospitalaria, psicológica y alimenticia, entre otras falencias."Los Estados se quedaron a reprimir delitos en lugar de prevenirlos. El hacinamiento es impresionante e impide la resocialización en esos recintos convertidos en bodegas humanas", declaró el criminólogo Omar Flores, de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) de El Salvador.En Costa Rica, país con menor hacinamiento carcelario, la Defensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum, calificó los centros penitenciarios costarricenses como "depósitos de personas".El panorama carcelario, según Flores, es "más preocupante" en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) donde con la "remilitarización" de la seguridad se reprimen los delitos con encarcelamientos masivos.La infraestructura carcelaria de la región fue construida mayoritariamente en el siglo pasado con capacidad para albergar a unos 45.000 internos, pero la realidad ha desbordado ampliamente las previsiones.La superpoblación es generadora de constantes reyertas, fugas, motines, incendios y otras situaciones que suelen tener desenlaces trágicos.En tal sentido, Honduras, tiene el récord de la región: entre 2011 y 2012, el Comisionado Nacional de Derechos Humanos registró la muerte de 419 presos, de los cuales 362 fallecieron en un incendio en la granja penal de Comayagua, el 14 de febrero de 2012.El más elevado índice de hacinamiento lo tiene El Salvador con 26.614 presos en instalaciones que tienen capacidad para 8.490, lo cual representa una superpoblación de más del 200%. Fuera del sistema, en bartolinas de la Policía, se mantenían detenidas, hasta el 19 de julio, a otras 3.267 personas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Cárceles centroamericanas convertidas en bodegas hacinadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota