Mundo

Mañana se cumple centenario del paso del primer barco

Canal de Panamá se remoza a los 100 años para seguir joven

Actualizado el 14 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Vía está en proceso de expansión para permitir paso de barcos más grandes

Ampliación busca enfrentar eventual competencia de un paso en Nicaragua

Mundo

Canal de Panamá se remoza a los 100 años para seguir joven

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ciudad de Panamá. AFP. El canal de Panamá , maravilla de la ingeniería por donde pasa el 5% del comercio marítimo mundial, cumple 100 años el viernes entre camiones cargados de piedras, grúas y retroexcavadoras que apuran su monumental ampliación, en plena competencia con dos proyectos rivales.

El 15 de agosto de 1914, un barco, el Ancón , cruzaba por primera vez la ruta que abrió Estados Unidos a lo largo de 80 km en lo más estrecho de la geografía de América: se hacía realidad el viejo sueño de unir los océanos Pacífico y Atlántico.

Un siglo después, obreros con cascos y chalecos excavan, montan compuertas y levantan muros con toneladas de hormigón para permitir el paso de gigantes post-Panamax, buques de más de 12.000 contenedores, el triple de carga de los que actualmente atraviesan la vía.

“Para Panamá, el Canal significó progreso. Salir de ser una provincia (colombiana) olvidada a un Estado independiente que podía escoger su futuro (...) Su aporte al comercio en la época fue definitivo. La ampliación es lo que queremos ofrecer al mundo”, dice el administrador de la vía, Jorge Quijano.

Con un ritual parsimonioso que tarda unas diez horas, principalmente de Estados Unidos, China, Chile y Japón, cruzan de océano a océano cargados de mercancías, petróleo, autos, granos o pasajeros, en una ruta que toca 1.700 puertos en 160 países.

En lugar de recorrer miles de kilómetros hasta Cabo de Hornos, el canal transformó la navegación y comercio mundial: redujo distancias, tiempos y costos del transporte de mercancía entre los centros de producción y consumo.

Primero permitió a Estados Unidos mover su flota militar y el comercio entre sus costas, después favoreció a Europa y Asia en los años 50 y 60 cuando Japón devino en potencia industrial, y en los últimos 25 años empujó la puerta del mercado de Latinoamérica y desde el 2001, el de China.

“[[BEGIN:INLINEREF LNCPGL20140813_0004]]A 100 años[[END:INLINEREF]] el Canal se maneja como un reloj. Los panameños sentimos una responsabilidad frente al mundo, por eso debe modernizarse para ajustarlo al comercio internacional”, comentó a AFP el analista Ebrahim Asvat.

La expansión, por $5.250 millones, comenzó en el 2007. Será en el 2016 que abrirán las compuertas del tercer carril por donde entrarán los post-Panamax.

PUBLICIDAD

Inmersos en la colosal obra, los panameños recibieron dos noticias inquietantes: la ampliación del canal de Suez y el proyecto de otra vía interoceánica, en Nicaragua .

El de Suez no compite en muchas rutas con el de Panamá, pero Nicaragua sí. “No hay para dos canales en Centroamérica y que los dos sean viables económicamente”, afirma Jorge Quijano, administrador del canal panameño.

Duda del éxito de un plan en que un empresario chino pretende construir, en cinco años, un canal de 278 km –tres veces más largo que el panameño– a un costo de $40.000 millones y que exigiría una travesía de 30 horas de costa a costa.

Canal de Panamá

De la mano. El Canal y Panamá como país independiente funden su historia. En 1881, el francés Ferdinand de Lesseps, constructor del canal de Suez, intentó abrir la ruta, pero fracasó por problemas de ingeniería, financieros, y las enfermedades tropicales que mataron a más de 20.000 obreros.

Tras promover la separación de Colombia, Estados Unidos recibe del naciente Estado panameño el aval para hacer un canal, pagó a los franceses $40 millones por derechos, y lo construyó de 1904 a 1914. Instaló bases militares y un enclave con gobierno propio en tierras que había obtenido a perpetuidad.

Décadas de lucha nacionalista desembocaron en 1977 en los tratados firmados por el líder panameño Omar Torrijos y el presidente estadounidense Jimmy Carter, que entregaron a Panamá el Canal el 31 de diciembre de 1999.

Desde entonces, la vía habrá aportado al Estado panameño unos $10.000 millones, más que en 85 años bajo propiedad estadounidense. La ampliación triplicará las actuales contribuciones de $1.000 millones al año.

La gigantesca grieta en la cintura del país da más de 10.000 empleos y dinamiza negocios y servicios (6% del PIB) que hacen de la economía panameña de las más pujantes de Latinoamérica (creció 8,4% en el 2013).

“En el centenario... estoy orgulloso de hacer historia y trabajar para el Canal de mi país”, expresa el obrero Héctor Peralta entre el ajetreo de las obras que agrandarán esta vía que funciona las 24 horas de los 365 días del año.

  • Comparta este artículo
Mundo

Canal de Panamá se remoza a los 100 años para seguir joven

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota