Mundo

Proliferación de cristianos preocupa al régimen chino

Actualizado el 03 de febrero de 2015 a las 03:28 pm

El Gobierno de Xi Jinping ve con suspicacia a religiones que considera "extranjeras"

Mundo

Proliferación de cristianos preocupa al régimen chino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tres mujeres rezan en una iglesia cristiana en Wenzhou, en el este de China
ampliar
Tres mujeres rezan en una iglesia cristiana en Wenzhou, en el este de China (AP)

China

Un domingo a las 10 a. m., en la iglesia católica del Salvador en Xisi en el noroeste de Pekín, más de 500 personas llenan el recinto para oír misa, hasta tal punto que ha habido que instalar pantallas de televisión para que todos puedan seguir la ceremonia. Hay muchas mujeres mayores, pero también familias y jóvenes. Entre ellos se encuentra Lin Li, secretaria de 26 años, que se bautizó hace dos porque le gustó "el mensaje de que Dios perdona y nos quiere a todos".

Lin es una más de los millones de chinos que se han convertido al cristianismo en alguna de sus confesiones —católica o, sobre todo, protestante— en los últimos años. Resulta imposible precisar con seguridad las cifras, dado que las Iglesias "oficiales", que actúan bajo la supervisión del Gobierno comunista chino, coexisten con otras clandestinas. Las cifras más optimistas hablan de 100 millones y un aumento anual en torno al 10%. La mayoría de los nuevos conversos son jóvenes urbanos.

Este auge no ha pasado inadvertido para el régimen en Pekín, oficialmente ateo. Su actitud es ambivalente. Por un lado, "muchos de los valores del cristianismo coinciden con lo que el Partido Comunista de China considera ser un buen ciudadano, incluidos los valores familiares", apunta Gerda Wielander, de la Universidad de Westminster en Londres y autora del libro Valores cristianos en la China comunista.

Los creyentes tienden a actitudes más cívicas —son, por ejemplo, más proclives a pagar impuestos o a evitar la corrupción— y sus organizaciones cubren una serie de servicios sociales —cuidado de los ancianos, atención a los más pobres— que alcanzan donde el Estado no llega.

Pero, por otro lado, el Gobierno de Xi Jinping, que ha hecho hincapié en la cultura tradicional china y los valores socialistas, ve con suspicacia una religión que considera "extranjera". La posibilidad de que un número sustancial de ciudadanos pueda organizarse en torno a una ideología diferente preocupa al régimen, que no deja de tener en cuenta el papel que jugó la Iglesia católica en la caída del comunismo en Europa del Este.

Y, si bien es cierto que la mayoría de los cristianos chinos no se inmiscuyen en política, también lo es que un número significativo de los activistas más destacados mantienen —cada uno por circunstancias diferentes— algún vínculo con el cristianismo, bien sea como creyentes o por contactos con círculos de fieles.

Es el caso del fundador del movimiento anticorrupción y protransparencia Nuevo Ciudadano, Xu Zhiyong, encarcelado, o del abogado pro derechos humanos Gao Zhisheng, recientemente puesto en libertad. Para Pekín tampoco pasó inadvertido que dos de los tres fundadores del movimiento prodemocracia Occupy Central que tomó Hong Kong el año pasado fueran cristianos, al igual que el líder estudiantil Joshua Wong.

Como explica el profesor Yang Fenggang, de la Universidad Purdue, de Indiana, "las autoridades han expresado su preocupación por el rápido crecimiento del cristianismo y han tratado de imponer restricciones para ralentizarlo. También han tomado medidas para asegurarse de que los cristianos sean obedientes a las autoridades".

Yang considera un indicio de esta preocupación episodios como los ocurridos en la ciudad de Wenzhou, en el este de China y apodada por algunos como la Jerusalén del Este, por su gran número de iglesias y su alto porcentaje de población cristiana, aproximadamente un millón de los nueve millones de vecinos. En 2014 fueron demolidas algunas iglesias y derribadas las cruces de muchas otras, católicas y protestantes.

"Las autoridades han expresado su preocupación por el rápido crecimiento del cristianismo y han tratado de imponer restricciones para ralentizarlo. También han tomado medidas para asegurarse de que los cristianos sean obedientes a las autoridades", explica el profesor Yang Fenggang, de la Universidad Purdue, de Indiana

"Aunque las autoridades centrales no han hecho ninguna declaración pública en torno a esto, el que la campaña haya durado tanto indica que muy probablemente los funcionarios locales han recibido permiso o ánimo de las más altas autoridades", dice.

Si el auge del cristianismo en China ha llamado la atención de las autoridades comunistas, también lo ha hecho en el Vaticano, que busca un acercamiento a la república popular, obstaculizado por el rechazo de Pekín a permitir que los católicos chinos se consideren bajo la autoridad del Papa.

El papa Francisco ha enviado dos telegramas de buenos deseos al presidente Xi. Por su parte, China autorizó en agosto que el Pontífice cruzara su espacio aéreo para viajar a Corea del Sur.

El converso es joven, urbano y de clase alta. A diferencia de hace décadas, cuando el cristiano tipo en China era una mujer de avanzada edad residente en el medio rural, los nuevos conversos suelen ser, como Lin Li, jóvenes urbanos de clase media, con un nivel de educación cada vez más alto y que se mueven en círculos cada vez más influyentes. Un número no desdeñable —entre dos y tres millones— es miembro del Partido Comunista.

Los factores para hacerse cristiano pueden ser muy diferentes. Algunos entran en contacto con la religión durante una etapa de estudios en el extranjero. En algunos casos, explica Gerda Wielander, autora del libro Valores cristianos en la China comunista, "es una opción de estilo de vida, casi una moda, una manera de decir que se es diferente e interesante".

Para otros, el interés comienza desde un punto de vista académico e intelectual. En otros casos, se trata de individuos que buscan una referencia moral, ante la sustitución de la ideología maoísta por un sistema en el que impera el capitalismo salvaje.

También puede ser una manera de hacer contactos. En Wenzhou existen iglesias apodadas "de los jefes", establecidas por empresarios enriquecidos. Y muchas parroquias organizan numerosas actividades sociales para sus feligreses, desde círculos de estudio de la Biblia hasta clubes de juventud.

  • Comparta este artículo
Mundo

Proliferación de cristianos preocupa al régimen chino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota