Mundo

No le teme a las amenazas por su trabajo

Necesidad de sobrevivir empuja a mujer a ser taxista en Afganistán

Actualizado el 12 de marzo de 2015 a las 12:01 am

Mundo

Necesidad de sobrevivir empuja a mujer a ser taxista en Afganistán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

MAZAR-E SARIF, Afganistán

   La decisión de Sara Bahai de convertirse en posiblemente la única mujer taxista de Afganistán estuvo más motivada por la necesidad de apoyar a una familia numerosa que por ideales de igualdad, y su amor a conducir le ha permitido dejar a sus detractores confinados al espejo retrovisor.

   Todavía recuerda su primera vez al volante, fue poco después que los talibanes fueron expulsados del poder en el 2001 con la invasión encabezada por Estados Unidos.  “Me sentí como si estuviera en el cielo y me enamoré totalmente de la conducción” , dijo. No había retorno.

   Bahai, ahora con unos 40 años, ya había pasado gran parte de su vida desafiando los tabúes en Afganistán, donde las mujeres son ampliamente consideradas inferiores a los hombres y son desanimadas a trabajar fuera de casa.

  Nunca se casó, dice, porque tenía que mantener a sus padres y hermanos, y temía que un marido le impidiera trabajar. Sin hijos propios, adoptó dos niños, que ahora cursan la secundaria. Cuando los talibanes mataron a tiros a su cuñado, ella se hizo cargo de su hermana y siete sobrinos. Hoy,  Sara es el sustento de una docena de personas.

 Para llevar el pan a la mesa conduce por la ciudad de Mazar-e Sarif, en el norte afgano, en un impecable Toyota Corolla amarillo y blanco, con fundas para los asientos tejidas con estambre de colores brillantes y un talismán de la suerte que cuelga en el espejo retrovisor.

Amenazas por su trabajo.  “Recibo amenazas de personas desconocidas que me dicen que no debo conducir en la ciudad porque soy mujer, porque es contra el islam. Algunos me dicen que si sigo trabajando como taxista me matarán ” , relata.

Taxista

  “Los pasajeros hombres son muy celosos y con frecuencia me maltratan, pero no me importa lo que piensen de mí, no tengo miedo. Voy a cambiar el país con la capacidad que tenga para hacerlo” ,  expresa.

  Recibió su licencia de conducir en el 2002 y también sabe de mecánica. Obtuvo un título universitario en educación y ahora enseña a otras mujeres a conducir para que puedan ser más independientes.

PUBLICIDAD

   Las actitudes sobre las mujeres han ido cambiando poco a poco en Afganistán desde la caída del régimen talibán y la igualdad de género está consagrada en la Constitución. Pero las autoridades locales han tardado en adoptar el cambio y fuera de las grandes ciudades prevalecen tradiciones profundamente conservadoras.

  • Comparta este artículo
Mundo

Necesidad de sobrevivir empuja a mujer a ser taxista en Afganistán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota