Mundo

Cifra oficial de fallecidos era ayer de 1.774

Llega ayuda a Filipinas, pero no donde se requiere

Actualizado el 13 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

El complicado acceso a Tacloban, la ciudad más azotada, dificulta el socorro

Gobierno de Costa Rica abrió cuentas bancarias para entregar donativos

Mundo

Llega ayuda a Filipinas, pero no donde se requiere

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un superviviente de  la ciudad de Tacloban parece sentir alivio tras desembarcar de  un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea filipina en  la base de Villamor,   en  Manila.  | AFP.
ampliar
Un superviviente de la ciudad de Tacloban parece sentir alivio tras desembarcar de un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea filipina en la base de Villamor, en Manila. | AFP.

Tacloban. AP y EFE. Al día siguiente de que el tifón Haiyan golpeó la costa oriental de las Filipinas, un equipo de 15 médicos y expertos en logística estaba listo para volar hacia la ciudad más golpeada, con el fin de ayudar. Ayer, luego de cinco días del que podría ser el peor desastre en la historia del país, seguía aguardando para partir.

La ayuda ya está llegando a Tacloban: suministros médicos, plataformas llenas de agua y alimentos se apilan en camiones, aviones y transbordadores, enviados por el Gobierno filipino y diversos países del mundo. Pero la magnitud del desastre y los desafíos para hacer llegar la ayuda dan como resultado que pocas personas en esta ciudad, llena de escombros y cadáveres, hayan recibido apoyo.

Un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF), junto con suministros para hospitales, llegó a la isla de Cebu el sábado, en busca de un vuelo hacia Tacloban, pero ayer aún no había partido. Un portavoz de MSF dijo que era “difícil decir” cuándo podrían salir hacia allá.

En la ciudad adonde los médicos desean llegar, miles de víctimas intentaban escapar. Acamparon en el aeropuerto y corrieron hacia la pista cuando llegaron aviones, rebasando una verja de hierro rota mientras algunos soldados y policías intentaban controlarlos. La mayoría no logró abordar.

“Hay mucho por hacer. No hemos podido llegar a las comunidades remotas”, dijo Valerie Amos, secretaria general adjunta de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas.

El portavoz presidencial, Edwin Lacierda, dijo que las ayudas estaban llegando a la ciudad, y el suministro debería incrementarse en los próximos días, ahora que el aeropuerto y un puente que conduce a la isla fueron abiertos.

Evacúan supervivientes del tifón Haiyan (AFP)

Los doctores en Tacloban están desesperados por obtener medicinas. A un costado de la torre de control arruinada del aeropuerto, en una pequeña clínica improvisada y con los cristales rotos, médicos del Ejército y la Fuerza Aérea dijeron haber atendido a alrededor de 1.000 personas por cortadas, golpes y laceraciones.

A medida que pasa el tiempo sin que los supervivientes tengan acceso a agua limpia, alimentos, albergue y ayuda médica, aumentan las posibilidades de que se produzca una epidemia y la gente fallezca a consecuencia de las heridas sufridas durante la tormenta.

PUBLICIDAD

En Costa Rica, la Comisión Nacional de Emergencias y la Cruz Roja abrieron cuentas bancarias para que los ciudadanos colaboren, pero aclararon que no se van a recolectar víveres, pues la idea es que las autoridades de Filipinas inviertan el dinero en lo que consideren más apremiante.

La recaudación se inició ayer y concluirá el viernes 6 de diciembre. Quienes deseen ayudar pueden depositar su contribución en el Banco Nacional (cuentas 100100-7, en colones, y 68666-7, en dólares) y en el Banco de Costa Rica (176003-3, en colones, y 204-6, en dólares).

La cifra oficial de fallecidos era ayer de 1.774, pero las autoridades han dicho que prevén que aumente significativamente. Los cálculos son de 10.000 y quizás sean más. Más de 9 millones de personas han sido afectadas en una amplia región del país, y muchas de ellas quedaron sin hogar.

Tacloban, ciudad de unos 220.000 habitantes y capital de la isla de Leyte, sufrió los embates de vientos y mareas tipo sunami. La mayor parte está en ruinas; hay un caos de casas, automóviles y árboles destruidos. Los vecinos, hambrientos, se han llevado toda la comida y el agua de tiendas, gasolineras y centros comerciales.

  • Comparta este artículo
Mundo

Llega ayuda a Filipinas, pero no donde se requiere

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota