Mundo

Destrucción y olor a muerte, así es el casco viejo de Mosul

Actualizado el 26 de junio de 2017 a las 09:26 am

Mundo

Destrucción y olor a muerte, así es el casco viejo de Mosul

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mosul, Irak

Edificios destruidos, montañas de escombros y calles desiertas llenas de cadáveres. Ese es el nuevo rostro apocalíptico del casco viejo de Mosul, antigua joya de Irak, cuyos barrios son poco a poco arrebatados por el ejército a los últimos combatientes yihadistas.

Por tercera vez en pocos minutos, el teniente coronel Mohamed al-Tamim pasa sin mirar el cadáver de un yihadista, semienterrado bajo los escombros de lo que hasta hace pocos días era la fachada de un edificio del barrio de al-Faruq.

Lo mejor es alejarse del hinchado cadáver, abandonado hace días bajo una temperatura de 40 grados y que exhala un intenso olor de putrefacción.

El desconocido, con abundante barba, murió con su atuendo de combatiente y con las armas en la mano. Tal parece que es la suerte que podría esperar a los últimos yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), atrincherados en la ciudad vieja. Serían centenares, según un comandante de los servicios de élite del contraterrorismo (CTS).

Los yihadistas del EI, quienes se apoderaron de Mosul —segunda ciudad del país— hace tres años al cabo de una ofensiva relámpago, apenas ocuparían un kilómetro cuadrado en el casco antiguo, y están rodeados por todas partes.

En las callejuelas siguen resonando los disparos de armas automáticas, cohetes y morteros que las fuerzas iraquíes y los yihadistas se cruzan a pocos kilómetros de ahí.

"Los combatientes del EI no se rinden. Y si no acaban muertos, en última instancia se suicidan al hacerse estallar", afirma el teniente coronel al-Tamim.

Las callejuelas del barrio están repletas de montañas de escombros, a veces de varios metros de altura, con restos de techos y fachadas que volaron en pedazos a lo largo de los combates. (AFP)

Prueba de ello son las masas metálicas retorcidas, que se ven en un costado de las calles: es lo que queda de las motos bomba, a menudo lanzadas contra sus enemigos por los kamikazes del EI.

Un soldado que participó en la reconquista del barrio al-Fariq destaca la importancia de los bombardeos aéreos, en estas calles inaccesibles para los blindados: "Localizamos primero a los enemigos. Luego pedimos apoyo aéreo para eliminarlos. Después avanzamos, con precaución. Nos encontramos con muchos cadáveres, acorralamos a los demás" yihadistas vivos.

El paisaje urbano está devastado, en medio de un indescriptible desorden: cables eléctricos en el suelo, trituradas carcasas de autos empotradas entre dos pisos, barandillas torcidas encaramadas en los techos.

Edificios enteros han estallado y de ellos solo quedan montones de piedras. Los colores de los comercios de las callejuelas han desaparecido: el horizonte del barrio es apenas una masa informe, gris y polvorienta.

Los interiores de las casas, aún de pie, revelan el estado de sitio. Todos sus objetos o materiales están amontonados de forma anárquica, desde la ropa hasta las bicicletas, los muebles o los utensilios de cocina. No hay un solo civil en estas casas fantasma, ni en las calles, salvo algunas mantas, vestidos, muñecos o juguetes perdidos.

El ejército iraquí asegura que toma todas las medidas para preservar a las decenas de miles de civiles, la mitad de ellos niños, que han quedado atrapados en los barrios en manos del EI.

"Son nuestra prioridad. Los hemos socorrido", expresa el general Abdelwahab al-Saadi, uno de los comandantes de los CTS, al referirse a los civiles evacuados.

Los militares no informan sobre el número de civiles víctimas de los combates o de los bombardeos aéreos de la coalición internacional dirigida por Washington, que apoya las operaciones en tierra.

Según varios testimonios de civiles que huyeron de la ciudad vieja estos últimos días, son muy raras las familias que no han perdido a uno o varios allegados en los combates.

Algunos fueron víctimas del EI, que les prometían la muerte en caso de intento de fuga. Otros testigos hablan de familias enteras refugiadas en los sótanos de sus casas ocupadas por yihadistas y que perecieron aplastadas por los bombardeos.

Este domingo, en las callejuelas de al-Faruq, el nauseabundo olor de los cuerpos abandonados no flotaba únicamente en torno a los cadáveres de los yihadistas. También emanaba de entre los escombros de las casas bombardeadas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Destrucción y olor a muerte, así es el casco viejo de Mosul

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota