Mundo

Crítico de islamistas

Bangladés: un bloguero ateo muerto con machete

Actualizado el 13 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Mundo

Bangladés: un bloguero ateo muerto con machete

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Daca. EFE. Un bloguero crítico del islamismo y quien no temía confesarte ateo, fue asesinado ayer con machete en Bangladés, en lo que constituye el tercer homicidio de este tipo en lo que va de este año.

El asesinato se produjo en la ciudad septentrional de Sylhet, donde Ananada Bijoy Das fue atacado en la mañana por cuatro agresores, después de salir de casa rumbo a su trabajo en una sucursal bancaria.

El joven, de 32 años, murió pocos minutos después del ataque en un hospital cercano.

“El área estaba poco concurrida en el momento del ataque. La víctima recibió cuchilladas en la cabeza, cuello y otras partes del cuerpo”, aseguró el comisario de la Policía local, Kamrul Ahsan.

Según la fuente, los atacantes se dieron a la fuga tras el crimen y las fuerzas de seguridad lanzaron una operación de búsqueda y captura.

Algunos medios locales difundieron imágenes del fallecido, con el rostro ensangrentado y profundas heridas en el cráneo y la cara.

Bijoy Das pertenecía a Gonojagoron Moncho, un movimiento secular de protesta que en el 2013 pidió el ajusticiamiento de líderes islamistas acusados de cometer crímenes de lesa humanidad durante la guerra de 1971 que concluyó con la independencia de Bangladés.

La víctima escribía en la página digital Mukto Mona , visitada por integrantes del colectivo denominado en el país como “librepensador” e impulsado por Avijit Roy, escritor estadounidense de origen bangladesí asesinado por radicales en febrero.

En su perfil de Twitter, Bijoy Das había escrito que su visión religiosa era el “ateísmo” y el “racionalismo” y en una de sus pocas entradas replicaba una frase del psicoanalista húngaro Thomas S. Szasz: “Si hablas a Dios, estás rezando. Si Dios te habla a ti, tienes esquizofrenia”.

Protesta ayer en Dacca contra la muerte de Ananada Bijoy Das. | AP
ampliar
Protesta ayer en Dacca contra la muerte de Ananada Bijoy Das. | AP

Su muerte disparó un alud de mensajes de apoyo en su cuenta de Facebook, red social en la que el mediático líder de Gonojagoron Moncho , Imran H. Sarker, expresó “repulsión” por el crimen y acusó al Gobierno de permanecer “completamente indiferente ante su error para detener el terrorismo”.

En declaraciones a EFE hace unos días, Sarker se había mostrado preocupado ante la “creciente amenaza” que supone el fundamentalismo islámico en Bangladés, un país a cuyos fieles, en su mayoría musulmanes, se les adjudica generalmente una etiqueta de “moderados”.

Das se convierte así en el tercer bloguero asesinado a machetazos en un intervalo de apenas dos meses y medio en Bangladés, después del propio Avijit Roy y del menos conocido Washiqur Rehman, quien murió a finales de marzo.

Sin que haya concluido la investigación de la muerte de Roy, en la que participa también el FBI estadounidense, fuentes de seguridad y expertos bangladesíes apuntan como responsable de esta ola de ataques al emergente grupo local Ansarullah Bangla Team.

Analistas consultados consideran también que, pese a que Bangladés hizo grandes avances en materia antiterrorista en los últimos años, parece estar produciéndose un acercamiento entre organizaciones extremistas autóctonas.

Este aumento de ataques coincide con un momento de volatilidad en la escena política bangladesí, con una crisis que mantiene enfrentados a los dos principales partidos desde comienzos de año y que ha causado decenas de muertos y heridos en incidentes de seguridad.

Y tampoco son buenos tiempos para el islamismo político, cuya cúpula, acusada de alinearse con el régimen de Pakistán durante la guerra de independencia, ha sido sentenciada en los tribunales con penas que por el momento han conducido a la horca a dos de sus líderes.

  • Comparta este artículo
Mundo

Bangladés: un bloguero ateo muerto con machete

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota