Mundo

Grupo extremista sunita se hace responsable

Ataque terrorista en mezquita cobra 61 vidas en Pakistán

Actualizado el 31 de enero de 2015 a las 12:00 am

Violencia de tipo sectaria es común en el país; minoría chiita es uno de los blancos

Mundo

Ataque terrorista en mezquita cobra 61 vidas en Pakistán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Karachi, Pakistán.AFP y AP. Un atentado contra una mezquita chiita causó al menos 61 muertos y decenas de heridos durante la oración de ayer en una ciudad en el sur de Pakistán, el episodio más sangriento en más de un año de actos de violencia comunitaria en el país.

Shikarpur
ampliar
Shikarpur (Infografía GN)

El ataque ocurrió en Shikarpur, a unos 500 km de Karachi, en la provincia de Sind.

El grupo extremista sunita Jundalá se atribuyó el golpe. Este ha arremetido contra chiitas y otras minorías religiosas, incluso un atentado suicida doble en el 2013 a una iglesia anglicana en Peshawar (85 muertos).

Es el más sangriento desde el ataque de los talibanes pakistaníes que causó 150 muertos, entre ellos 132 escolares , el 16 de diciembre pasado, en una escuela de Peshawar (noroeste), cerca de Afganistán.

“Cincuenta y cuatro cuerpos están en el hospital de Shikarpur. Otras siete personas murieron en los hospitales de Sukkur y Larkana”, precisó el ministro de Salud de la provincia, Jam Mehtab Daher.

Escombros y muerte. Poco después de la explosión, “cientos de personas se agolparon en el lugar para intentar socorrer a los que quedaron atrapados entre los escombros, porque el tejado de la mezquita se derrumbó por la explosión”, declaró a un testigo, Zahid Noor.

Mortal atentado terrorista en mezquita en Pakistán (AFP)

“El suelo estaba lleno de sangre y de pedazos de carne humana; había un fuerte olor a cuerpos calcinados, la gente gritaba ... era el caos”, contó.

Rahat Kazmi, miem bro del Majlis-Wahadatul-Muslimeen (MWM) , uno de los principales partidos chiitas del país, afirmó que “había unas 400 personas en la mezquita durante la explosión (...). Los líderes chiitas locales están aterrorizados”.

Odio sectario. El atentado fue reivindicado por el Jundulá, grupúsculo poco conocido en la órbita de los talibanes. “Vamos a continuar atacando a los chiitas pues se oponen al verdadero islam”, expresó el portavoz del grupo, Ahmed Marwat.

En los últimos años se han multiplicado los ataques en Pakistán contra los miembros de la minoría musulmana chiita, que representa alrededor del 20% de la población de este país sunita de casi 200 millones de habitantes.

Muchos sunitas extremistas no consideran verdaderos musulmanes a los chiitas.

Milicianos en Pakistán han bombardeado mezquitas de esa otra rama del islam, han asesinado a peregrinos que viajaban a Irán y a figuras religiosas y líderes comunitarios del chiismo.

PUBLICIDAD
pakistan

El ataque de Shikarpur es el más sangriento contra las minorías desde hace más de un año en este país, enlutado casi a diario por atentados.

El ataque coincidió con una visita del primer ministro, Nawaz Sharif, a Karachi para una evaluación de la situación de la seguridad en la provincia de Sind.

Un informe del Instituto Estadounidense para la Paz (USIP) alertó esta semana del aumento de grupos extremistas en las zonas rurales de Sind, hasta ahora relativamente tranquilas.

Esa área de Pakistán había escapado mayormente de los intensos ataques y otros actos de violencia ocurridos en los últimos años en las áreas tribales en el norte, junto a la frontera con Afganistán, y en la ciudad portuaria de Karachi,

“Pakistán libra una guerra decisiva contra el terrorismo. Y hemos conseguido resultados buenos, satisfactorios”, sostuvo el viernes el primer ministro.

De acuerdo con el Instituto Pakistaní de Estudios sobre la Paz (PIPS) , un centro de investigación independiente, los “ataques terroristas” bajaron un 30% en Pakistán el año anterior.

  • Comparta este artículo
Mundo

Ataque terrorista en mezquita cobra 61 vidas en Pakistán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota