Mundo

La ONU denuncia matanzas y el uso de menores como soldados en Sudán del Sur

Actualizado el 17 de enero de 2014 a las 10:51 am

Un informe de Human Rights Watch (HRW) difundido ayer, jueves, apunta que tanto las fuerzas gubernamentales como las rebeldes han perpetrado ataques contra civiles y matanzas por motivos étnicos.

Mundo

La ONU denuncia matanzas y el uso de menores como soldados en Sudán del Sur

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Desplazados sursudaneses esperan a desembarcar en puerto de Awerial, un poblado en las orillas del río Nilo (AP)

El secretario general adjunto de Derechos Humanos de la ONU, Ivan Simonovic, denunció hoy que tanto las tropas gubernamentales como las rebeldes han perpetrado violaciones de los derechos humanos en Sudán del Sur, como el uso de menores como soldados.

En declaraciones a la prensa en Yuba, el alto responsable de la ONU afirmó que durante su visita a las ciudades de Bentiu y Bor descubrió que los dos bandos cometieron asesinatos colectivos de civiles.

Simonovic agregó que informes de asociaciones de derechos humanos locales demuestran que también se efectuaron detenciones indiscriminadas, abusos sexuales y explotaron a los menores como soldados.

"La vida en Bentiu, capital del Estado de Unidad, fue destruida y la localidad se convirtió a una ciudad fantasma", lamentó.

Estas acciones empujaron a miles de personas a huir de sus hogares y a unas 70.000 a buscar refugio en la sedes de la ONU, al menos 30.000 en la de Yuba.

Simonovic advirtió de que el conflicto estalló como una crisis política, causada por la rivalidad entre el presidente de Sudán del Sur, Salva Kir, y el exvicepresidente Riak Mashar, pero ha tomado una dimensión étnica.

Al respecto, un informe de Human Rights Watch (HRW) difundido ayer, jueves, apunta que tanto las fuerzas gubernamentales como las rebeldes han perpetrado ataques contra civiles y matanzas por motivos étnicos.

El grupo, que ha entrevistado a 200 víctimas y testigos de Yuba y Bor, indicó se han producido matanzas generalizadas de hombres de la tribu Nuer a manos del Ejército sursudanés en la capital.

Mashar pertenece a los Nuer y es acusado por las autoridades del intento de golpe de Estado del pasado 15 de diciembre.

Uno de los sucesos más sangrientos tuvo lugar el 16 de diciembre en el barrio de Gudele, donde entre 200 y 300 hombres fueron ejecutados por la policía en una habitación en la que habían sido encerrados.

Un superviviente contó a HRW que cayó al suelo herido cuando la policía empezó a disparar y que se ocultó entre los cuerpos de las víctimas.

Algunos hombres Nuer denunciaron, además, haber sido torturados por efectivos de las fuerzas de seguridad para que revelaran informaciones sobre el paradero de Mashar.

PUBLICIDAD

En cuanto a Bor, capital del estado de Jonglei, los rebeldes atacaron a civiles de la tribu Dinka, la del presidente Kir, e incluso incendiaron viviendas con ancianos en su interior, agrega HRW.

Sobre la situación en el país, el portavoz del Ejército sursudanés, Phillip Aguer, dijo hoy a la radio de la misión de la ONU que es estable salvo en las ciudades de Bor y Malakal, donde hay enfrentamientos entre ambos bandos.

Aguer señaló que sus tropas están avanzando hacia Bor y negó que Malakal haya caído en manos rebeldes, como afirmaron esta semana los insurgentes, aunque reconoció que no tienen noticias de esa ciudad desde ayer debido a problemas con las comunicaciones.

Las negociaciones de paz entre Gobierno sursudanés y los rebeldes en Adis Abeba han acordado parte de los detalles de un alto el fuego, si bien persisten otros puntos de fricción como las condiciones para ponerlo en marcha.

  • Comparta este artículo
Mundo

La ONU denuncia matanzas y el uso de menores como soldados en Sudán del Sur

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota