Mundo

Meseros blancos, la novedad de Nairobi

Actualizado el 02 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

En Kenia es toda una rareza ir a comer a un restaurante y ser ATENTIDO POR UN EXTRANJERO. El crecimiento económico ha jalado a los foráneos.

Mundo

Meseros blancos, la novedad de Nairobi

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay una novedad en el escenario de los restaurantes de Nairobi: el mesero blanco.

La otra noche, Martin Mileveski, un sonriente joven procedente de Macedonia, se inclinó sobre una mesa de tres mujeres kenianas inmaculadamente vestidas y sirvió delicadamente el ron Captain Morgan.

“¿Algo más en que pueda servirles, señoras?” Ellas sonrieron y él se alejó. “Eso es genial”, dijo una de ellas. “Un mzungu ”, o extranjero.

Los kenianos regularmente no ven mzungus de clase trabajadora. Los visitantes y residentes con menos melanina tienden a ser profesionales, diplomáticos, personal de la ONU o turistas en safaris; personas con medios económicos. Si se les dice a los kenianos que hay personas blancas que duermen en harapos en las aceras de Estados Unidos, la mayoría sacude la cabeza y se ríe, incrédula.

Pero el paisaje empresarial de Kenia está cambiando a velocidad vertiginosa. Las franquicias internacionales, algunas con personal importado, están compitiendo para establecerse aquí; Subway, Domino’s, Cold Stone Creamery y otras grandes marcas mundiales que habían permanecido alejadas de esta región pero ahora quieren un pedazo del pastel de África Oriental.

Un grupo de mujeres ordena comida en el restaurante Caramel, en Nairobi, Kenia, a un mesero de Macedonia.
ampliar
Un grupo de mujeres ordena comida en el restaurante Caramel, en Nairobi, Kenia, a un mesero de Macedonia.

Nada podría demostrar más lo que Kenia ha avanzado que ver a un hombre blanco con un hilo de sudor recorriéndole la sien, apresurándose con bandejas de bebidas y limpiando las sobras de filete con la mano.

Eso es lo que se ve en Caramel, un nuevo restaurante cómodo y bastante caro con un humidificador, una sala privada con sillas de cuero sacadas del Yale Club, tragos de $450 de Louis XIII de Rémy Martin Cognac (una extravagancia) y empleados de servicio importados.

Caramel tiene una recepcionista de Las Vegas, un cantinero de San Diego, un chef de Goa, Mileveski y otro joven de Macedonia. Los extranjeros conforman un pequeño porcentaje del personal total, pero, por mucho, son los más visibles.

Antes había un puñado de occidentales operando restaurantes, el ocasional maître d’hôtel italiano o el gerente israelí que ayudaba a llevar un plato caliente a una mesa o sugería vinos. Pero cuando abrió Caramel, rápidamente se corrió la voz: meseros mzungu , meseros mzungu . Muchos clientes kenianos dijeron que era la primera vez que una persona blanca les retiraba los platos sucios.

PUBLICIDAD

“Nunca tuvimos algo así en Nairobi”, dijo Cecilia Wairimu, una bien conocida cantante keniana que recientemente cenó en Caramel. “Pienso que es asombroso”.

Una cliente keniana parecía divertida con el factor del mzungu . “Pienso que va a funcionar”, dijo la comensal. “¿Dónde más en este país va uno a encontrar a un mesero mzungu ? Es un poco de una mentalidad negativa, pero algunas personas tienen una resaca poscolonial y, si pudieran voltear los papeles, pagarán más por ello”.

  • Comparta este artículo
Mundo

Meseros blancos, la novedad de Nairobi

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota