Mundo

Malí tampoco está a salvo de arremetida del terrorismo

Actualizado el 09 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Mundo

Malí tampoco está a salvo de arremetida del terrorismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cinco muertos en ataque terrorista en capital de Mali (AFP)

Bamako. AFP. Un soldado de la ONU y dos niños murieron ayer en la ciudad maliense de Kidal (noreste) en un ataque con cohetes, un día después de un atentado mortífero en Bamako, el primero contra occidentales en la capital.

La misión de la ONU en Malí (Minusma) aseguró que el ataque dejó un soldado muerto y ocho heridos entre sus filas, así como dos niños muertos y tres adultos heridos entre la población en el exterior del campo.

Una fuente de esta misión indicó que el casco azul fallecido era de nacionalidad chadiana.

Mientras el ataque de la víspera en Bamako fue reivindicado por el grupo yihadista al-Murabitun del argelino Mojtar Belmojtar, los autores del ataque contra el campo de Naciones Unidas en Kidal no lo habían reivindicado.

“Sobre las 5:40 (locales y GMT), el campo de la Minusma en Kidal sufrió más de una treintena de disparos de cohetes y obuses”, y las fuerzas de la ONU replicaron “a dos kilómetros del campo sobre las 6”, dijo el comunicado.

“Este ataque se produce mientras que, en Argel, se logran avances hacia conversaciones de paz”, añade la fuerza de la ONU, en alusión al acuerdo aprobado el 1.° de marzo por el Gobierno malí , que espera la firma de los rebeldes, de mayoría tuareg, del norte del país.

“Algunos cohetes cayeron en una zona ubicada a tres kilómetros del campo de la Minusma”, informó, por otra parte, una fuente de seguridad de Kidal, la cual precisó que los civiles pertenecían a la tribu kunta, una tribu árabe nómada de las regiones saharianas de Malí, Argelia, Mauritania y Níger.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó firmemente el “atroz” ataque y advirtió de que los responsables tendrán que rendir cuentas.

El ataque tuvo lugar después de un atentado ocurrido el sábado contra un club nocturno de Bamako, que causó la muerte de cinco personas.

La Minusma, que tiene a unos 10.000 militares y policías en el país, anunció el sábado haber “puesto a disposición de las autoridades malienses a investigadores y expertos en escenas de crimen” para encontrar a los culpables del ataque en la capital.

En Bamako se ha reforzado la seguridad, y numerosos policías equipados de chalecos antibalas vigilaban las calles, comprobó un periodista de la AFP.

Una fuente policial indicó que se habían encontrado “indicios en el vehículo que sirvió para transportar al comando autor de los crímenes cometidos en Bamako”, sin dar más detalles.

  • Comparta este artículo
Mundo

Malí tampoco está a salvo de arremetida del terrorismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota