Mundo

Vaticano defiende a Francisco ante acusaciones por su pasado

Actualizado el 16 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Portavoz: versiones sobre la actitud del Papa ante régimen son calumniosas

Pontífice pidió ayer a cardenales no ceder ante el ‘pesimismo y la amargura’

Mundo

Vaticano defiende a Francisco ante acusaciones por su pasado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ciudad del Vaticano. AFP. El Vaticano rechazó ayer como “calumniosas” las acusaciones de pasividad ante la dictadura argentina que ensombrecen el inicio de pontificado de Francisco, quien se reunió de nuevo con los cardenales de todo el mundo tras ser nombrado Pontífice el miércoles.

La polémica que estalló en Argentina en torno a Jorge Mario Bergoglio, que entonces era el jefe de los jesuitas, en el sentido de que no hizo lo suficiente para proteger a dos sacerdotes secuestrados y torturados por la dictadura militar argentina (1976-1983), obligó al vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, a hacer una declaración.

“La campaña es conocida: se refiere a hechos de hace mucho tiempo y ha sido promovida por una publicación que en ocasiones es calumniosa y difamatoria”, afirmó Lombardi, refiriéndose al diario argentino Página 12 , al que acusó de ser “de izquierda anticlerical”, y en particular a una de sus principales plumas, Horacio Verbitsky, autor de varios libros sobre el tema.

Según testimonios citados en esos libros, dos jesuitas, el padre Francisco Jalics y el religioso Orlando Yorio, fueron secuestrados después de que el hoy Papa les quitó la licencia religiosa para predicar en una zona marginal de Buenos Aires. El padre Jalics, un húngaro afincado en Alemania, dijo ayer en un comunicado que está “reconciliado” con el pasado y que le desea la “bendición divina” al nuevo Pontífice.

El propio Bergoglio siempre negó cualquier implicación en el caso e insistió en que abogó por su liberación ante el entonces jefe de la Junta Militar que gobernaba Argentina, Jorge Videla.

Su segundo día. El Sumo Pontífice recibió, entre tanto, en el palacio apostólico, a sus “hermanos” cardenales, a quienes quiso infundir optimismo. “No cedamos nunca al pesimismo ni a la amargura que el diablo nos ofrece cada día”, manifestó Francisco leyendo por primera vez un discurso.

En la recepción, celebrada en la imponente Sala Clementina, el Pontífice invitó también a los purpurados a “buscar nuevos métodos de evangelización” para llegar “a todos los confines de la Tierra”.

Vestido con una sencilla sotana blanca, el Papa, de 76 años, se saltó el guion en varias ocasiones, como cuando se refirió a su “poeta preferido”, Friedrich Hölderlin, para hacer un elogio de la “vejez”, la suya y la del resto de los cardenales, que comparó con con “el buen vino que mejora con los años”.

PUBLICIDAD

A Francisco, que solo tiene dos años menos que los que tenía Joseph Ratzinger cuando fue proclamado Papa, le retiraron una parte de un pulmón cuando era joven, aunque el Vaticano aseguró que no es “una minusvalía”.

El Vaticano está ultimando los preparativos para la gran misa de entronización del próximo martes, día de San José, en la basílica de San Pedro. Las autoridades de Roma prevén la llegada de un millón de personas.

El Papa dijo a sus compatriotas, a través de un mensaje al nuncio de Buenos Aires, que se abstengan de venir a Roma, “un viaje largo y caro” y que dediquen el dinero a ayudar a los pobres.

  • Comparta este artículo
Mundo

Vaticano defiende a Francisco ante acusaciones por su pasado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota