Mundo

Estados Unidos y Rusia empiezan a negociar sobre arsenal de armas químicas de Siria

Actualizado el 12 de septiembre de 2013 a las 03:19 pm

Ambos países, pese a que mantienen posturas diferentes, coinciden que se necesita poner fin a guerra civil en el país sirio

Mundo

Estados Unidos y Rusia empiezan a negociar sobre arsenal de armas químicas de Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Estados Unidos y Rusia iniciaron este jueves negociaciones sobre la manera de poner bajo supervisión internacional las armas químicas que posee Siria, sin ocultar sus desacuerdos, pero coincidiendo en que es una oportunidad única para encontrar una salida negociada al conflicto que desangra este país.

"Una solución pacífica es claramente preferible a una reacción militar... es muy pronto para decir si estos esfuerzos tendrán éxito", dijo prudente el jefe de la diplomacia de EEUU, John Kerry.

Adelantó que, en caso de un acuerdo con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, durante las reuniones que celebrarán este jueves y mañana en Ginebra, los retos técnicos y logísticos para garantizar la entrega de todas las armas químicas por parte del régimen sirio " serán inmensos en un contexto de guerra civil".

Lavrov recalcó que es posible un acuerdo y que ello hará " innecesaria" la acción militar que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha ordenado preparar en represalia por el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto contra civiles en las afueras de Damasco.

Destacó la petición presentada hoy por el Gobierno sirio de adherirse a la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas y la consideró como un paso adelante, que no solo apartaría la amenaza de una "confrontación militar", sino también la de la expansión del terrorismo "por Siria y toda la región".

 Una imagen facilitada por el Aleppo Media Center muestra los estragos en la ciudad siria.  | AP
ampliar
Una imagen facilitada por el Aleppo Media Center muestra los estragos en la ciudad siria. | AP
El responsable de la diplomacia rusa comentó que el régimen sirio pondrá a disposición de la Organización Para la Prohibición de las Armas Químicas toda la documentación sobre su arsenal y que "cumplirá estrictamente" las normas vigentes en esta materia.

Sin embargo, Kerry mostró el escepticismo con el que la Administración estadounidense ha recibido esa noticia y declaró que no cree en las promesas del régimen sirio, al que considera responsable de utilizar armas químicas contra su propia población en su lucha contra los grupos armados rebeldes.

Entre los desacuerdos entre Washington y Moscú figura la autoría de esos ataques, porque mientras el primero afirma que tiene pruebas irrefutables de que fueron ordenados por instancias oficiales, el segundo acusa a la oposición armada y a los grupos extremistas infiltrados en ella.

PUBLICIDAD

En cualquier caso, Kerry dejó claro que EE. UU. solo aceptará una solución a la cuestión de las armas químicas en Siria que sea realista, completa, verificable, creíble, oportuna y que contenga posibles sanciones si el Gobierno del presidente sirio, Bachar al-Asad, no cumple lo prometido.

"Respetamos las ideas de Rusia, pero tenemos nuestros propios principios", declaró el secretario de Estado, anticipando con este comentario que llegar a una posición común en dos -probablemente hasta tres- días no será una tarea fácil.

Para ello, ambos ministros han llegado acompañados por importantes delegaciones, que incluyen a expertos en armas químicas, desarme y seguridad.

Según la propuesta entregada por Rusia a EE. UU. , Siria se incorporaría -como lo ha solicitado hoy- como Estado parte de la Convención Internacional sobre la prohibición de Armas Químicas, declararía su producción y sus existencias a la entidad competente y autorizaría la entrada de inspectores internacionales, quienes decidirían la forma de destruirlas.

Asimismo, se sugiere que este armamento podría ser transferido a Rusia, que cuenta con instalaciones apropiadas para destruir este material.

Tanto Kerry como Lavrov incidieron en su voluntad de llegar a un entendimiento y adelantaron que ello, sin duda alguna, favorecería la celebración de la conferencia de paz para Siria -prevista inicialmente para el pasado junio-, que no ha podido celebrarse por desavenencias entre ellos.

Las principales han sido la participación de Irán y la representatividad de la delegación opositora, que tendría que negociar con la que enviase el gobierno de al-Asad -a través de un mediador internacional- la constitución de un órgano de gobierno con poderes ejecutivos.

La guerra civil en Siria estalló por la represión de protestas pacíficas prodemocráticas hace más de dos años y medio y ha causado 100.000 muertos, 4,25 millones de desplazados internos y 2 millones de refugiados en los países vecinos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Estados Unidos y Rusia empiezan a negociar sobre arsenal de armas químicas de Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota