Mundo

Último adiós a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher

Actualizado el 17 de abril de 2013 a las 12:00 am

Funeral tuvo un costo de $15 millones

Mundo

Último adiós a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Tras el funeral Margaret Thatcher fue incinerada. | AFP
ampliar
Tras el funeral Margaret Thatcher fue incinerada. | AFP

Londres (AFP). Decenas de miles de personas dieron su último adiós a la exprimera ministra del Reino Unido Margaret Thatcher en un imponente funeral con honores militares que culminó con una misa en la catedral londinense de San Pablo.

La reina Isabel II de Inglaterra encabezó el selecto grupo de 2.300 invitados, entre los que hubo también representantes de 170 países, que asistieron a la ceremonia religiosa Thatcher, quien fue primera ministra de 1979 a 1990 y falleció el 8 de abril a los 87 años.

La sobriedad de la misa contrastó con la pompa de la procesión fúnebre, que congregó a una muchedumbre a las calles de Londres, donde también una minoría de manifestantes hicieron oír algunos abucheos y gritos de “Maggie, basura” entre los aplausos respetuosos de los admiradores de la mujer que sigue dividiendo al país.

En su sermón, seguido con más sonrisas que lágrimas, el obispo de Londres, Richard Chartres, se refirió ante el ataúd envuelto en una bandera británica a la inagotable controversia en torno al legado de la primera y única mujer primera ministra que ha tenido el Reino Unido.

“La tormenta de opiniones opuestas se centra en la señora Thatcher , que se convirtió en una figura simbólica. Hoy los restos de la verdadera Margaret Hilda Thatcher están aquí en su funeral”, dijo ante la atenta mirada de los hijos de la difunta, los gemelos Carol y Mark, de 59 años.

El féretro de Thatcher fue introducido a hombros en la catedral por ocho militares, de los 700 que participaron en el funeral. Por expreso deseo de la difunta, representaban a los tres ejércitos, y en particular a los regimientos asociados a la guerra de las Malvinas contra Argentina de 1982, que forjó su reputación de Dama de Hierro y salvó su carrera política al asegurarle la primera reelección.

El cuerpo de Thatcher pasó la noche del martes en el parlamento, del que fue miembro durante más de medio siglo desde 1959 hasta su muerte, antes de emprender un recorrido en coche fúnebre hasta la catedral.

En mitad de recorrido, el cortejo se paró en la Iglesia de San Clemente, donde el ataúd con su corona de flores blancas fue colocado sobre una cureña para el último tramo de la procesión, entre dos hileras militares.

PUBLICIDAD

Decenas de miles de personas se congregaron a lo largo de los dos kilómetros de calles, entre ellos una mayoría de admiradores, que madrugaron para presentarle sus respetos.

“Era fuerte, era decidida y puso al país por delante de la popularidad”, dijo Gloria Martin, una promotora inmobiliaria que lucía varios broches de homenaje a Margaret Thatcher . “La gente la admiraba por eso, incluso aunque no le gustaran sus políticas”, agregó.

En medio de todos ellos había también manifestantes que protestaban por sus políticas de privatizaciones , que dejaron a muchos británicos sin empleo y sin recuros. O por el coste del funeral, evaluado por la prensa en hasta 10 millones de libras ($15,3 millones de dólares).

Pero a pesar de los temores de la policía, que revisó su dispositivo después de los atentados del lunes en Boston y movilizó a 4.000 agentes, no se registró ningún incidente, y el objeto más contundente que se lanzó contra el féretro fueron flores.

“Nos estamos gastando 10 millones de libras para esto, es vergonzoso e inaceptable en una época de austeridad”, opinó Casper Wislow, estudiante de Antropología de 22 años, quien protestó pacíficamente girándole la espalda al féretro.

David Cameron, heredero político de Thatcher , volvió a defender como “apropiado y correcto” este funeral ceremonial con honores militares que tuvo prácticamente todo de un funeral de Estado, como el de Winston Churchill en 1965.

“Es un tributo adecuado a una gran primera ministra respetada en todo el mundo”, agregó.

Incluso la reina Isabel II, que no suele asistir a los funerales de sus primeros ministros, hizo la segunda excepción en medio siglo por Thatcher , con quien según se dice mantuvo relaciones “más profesionales que cordiales” cuando estaba en el poder.

Junto a ella hubo también representantes de 170 países, incluidos 11 jefes de gobierno y 17 ministros de Relaciones Exteriores. Argentina, que mantiene una relación tensa con el Reino Unido por el tema de la soberanía de las Malvinas, y Rusia brillaron por su ausencia.

Tampoco hicieron el viaje por diversos motivos los expresidentes de Estados Unidos, invitados en nombre de la “relación especial” que mantienen ambas naciones y que Thatcher profundizó con su alianza con Ronald Reagan para ayudar a derrotar el comunismo en los últimos años de la Guerra Fría.

PUBLICIDAD

La prensa criticó el bajo perfil de la delegación enviada por el actual mandatario Barak Obama, compuesta por dos exsecretarios de Estado de la era Thatcher , James Baker y George Schultz.

Tras el funeral, la Dama de Hierro fue incinerada y sus cenizas debían ser enterradas junto a su esposo, Denis, fallecido en 2003 tras 50 años de matrimonio, en los jardines del Royal Hospital Chelsea de Londres.

  • Comparta este artículo
Mundo

Último adiós a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota