Mundo

Huelga nacional trastorna servicios

Sindicatos echan pulso con Gobierno argentino

Actualizado el 21 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Sindicatos echan pulso con Gobierno argentino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Huelga paraliza Buenos Aires
                         El servicio de autobús en la capital argentina y su periferia se vio afectado ayer por la huelga nacional convocada por los sindicatos. | AP
ampliar
El servicio de autobús en la capital argentina y su periferia se vio afectado ayer por la huelga nacional convocada por los sindicatos. | AP

Buenos Aires. EFE. Sindicatos enfrentados con el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, hicieron ayer una demostración de fuerza con una huelga nacional que consideraron un “éxito” y que el Ejecutivo calificó de “extorsión”.

“El paro es un éxito en todo el país, es de una contundencia impresionante” , afirmó el dirigente sindical Pablo Micheli, quien le recomendó al jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, recorrer las empresas para verificar “que todo está desierto” después de que el funcionario denunció que el paro fue “un piquetazo extorsivo”.

Las amenazas sindicales sobre cortes y bloqueos hicieron que muchos argentinos desistieran de trasladarse a sus puestos de trabajo y Buenos Aires amaneció con áreas prácticamente desiertas y con un ambiente de día no laborable.

La protesta paralizó los trenes de cercanías y afectó los vuelos internos y regionales, la actividad bancaria y buena parte de las oficinas del microcentro porteño.

Sin movilizaciones masivas, los sindicatos bloquearon con piquetes los principales accesos a la capital en las primeras horas del día.

Incidentes. Los únicos incidentes se registraron en el centro de Buenos Aires cuando un piquete presionó a los dueños de los bares y restaurantes para que cerraran.

La huelga, apoyada por la Federación Agraria Argentina, fue convocada por sectores de la Confederación General del Trabajo (CGT) y de la Central Obrera de Trabajadores de Argentina (CTA), cuyos dirigentes, antes enfrentados, han superado sus diferencias para desafiar al gobierno de Fernández.

Los convocantes exigen, entre otras demandas, un aumento del salario mínimo, reformas impositivas, mejoras en las pensiones y el giro a las obras sociales manejadas por los sindicatos de cerca de $4.200 millones) retenidos de los salarios para gastos de salud.

Ni el gobierno de la mandataria peronista ni los sindicatos dieron cifras del seguimiento del paro, aunque, según las centrales convocantes, se registraron más de 300 cortes en las rutas y puentes del país y se produjeron movilizaciones en todas las ciudades importantes del país.

“No hay paro. Un paro es cuando los obreros y los empleados deciden no acudir a sus lugares de trabajo. Esto es un piquetazo extorsivo, en el que los que logran ir a trabajar son apedreados”, sostuvo el jefe de Gabinete.

  • Comparta este artículo
Mundo

Sindicatos echan pulso con Gobierno argentino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota