Mundo

Silencio en club ligado a lío sexual del Servicio Secreto

Actualizado el 20 de abril de 2012 a las 12:00 am

Mundo

Silencio en club ligado a lío sexual del Servicio Secreto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cartagena, Colombia. AFP. El Pley Club, un conocido local nocturno de Cartagena, del cual habrían salido las prostitutas que generó el escándalo que implica a once miembros del Servicio Secreto del presidente estadounidense Barack Obama, permanece, una semana más tarde, sumido en el silencio.

El local, localizado irónicamente en una casa blanca que hace esquina en la avenida El Bosque, a unos 20 minutos en automóvil del centro histórico de Cartagena, abre a partir de las ocho de la noche, pero desde que estalló el escándalo, no permite el paso a los periodistas.

Según versiones de la prensa estadounidense, los agentes habrían llevado a unas 20 prostitutas del Pley Club a los dormitorios del hotel donde se alojaban mientras estaban en servicio para preparar la visita de Obama.

Los vigilantes del local nocturno tratan de desmentir esas versiones. “Pierden su tiempo, el Pley Club no fue el lugar donde estuvieron los agentes de seguridad”, dijo uno de los vigilantes en la entrada.

“No pudo haber salido de aquí la mujer que les armó el escándalo a esos gringos, aquí no sale ninguna de nuestras trabajadoras si antes el cliente no ha pagado la totalidad del servicio”, refirió otro.

Desde que el servicio secreto reveló que había pedido a varios de sus integrantes regresar a Estados Unidos por conducta impropia justo antes de la llegada de Obama a Cartagena, donde asistió el fin de semana pasado a la VI Cumbre de las Américas, toda clase de rumores ha corrido en esta ciudad colonial.

El escándalo estalló porque al parecer una de las prostitutas habría reclamado airadamente en el hotel que no se le pagó la tarifa acordada.

Hasta ahora, once agentes del Servicio Secreto y al menos 10 militares han sido implicados en el escándalo.

El Pley Club abre todos los días de la semana desde las ocho de la noche hasta las tres de la mañana. Es tan popular que en temporada alta comienza a trabajar a partir de las cuatro de la tarde. Los taxistas que llevan turistas al local reciben una comisión, explicó uno de sus clientes.

El club tiene un salón principal con mesas y una tarima donde hermosas jóvenes hacen un show de striptease y pole dance cada media hora. “A medida que avanza la noche, el espectáculo se hace más intenso”, comentó el cliente.

PUBLICIDAD

Ese salón tiene capacidad para unas 150 personas. Además, hay otra zona de la casa con habitaciones, donde pasan los clientes que contratan a las prostitutas. “Las chicas sólo salen a la calle para fumar”, reveló ese cliente.

Según María Mendoza, vecina del lugar, el Pley Club es uno de los centros nocturnos más cotizados de Cartagena.

“Llegan muchos carros blindados, la gente se baja y se mete. Los fines de semana este lugar es muy visitado” dijo.

El escándalo sorprendió en Colombia, país donde la prostitución no es una actividad ilegal, aunque tampoco está regulada.

“La prostitución está penalizada cuando implica a menores de edad. El proxenetismo es una actividad penada, que a menudo se agrava con otros delitos conexos. Como delito único es vinculada a la violencia contra la mujer”, explicó Pilar Rueda, de la Dirección de la Mujer de la Defensoría del Pueblo.

Cartagena es uno de los principales destinos turísticos de Colombia, con la combinación de mar Caribe y una hermosa arquitectura colonial que logró para esta ciudad la declaratoria de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

“En Cartagena, la prostitución es una fuente importante de ingresos. En general, las prostitutas de Cartagena son mujeres negras, muchas de ellas víctimas del desplazamiento forzado y sin posibilidad de generar recursos para sus familias. Es difícil pensar que la prostitución para turistas y extranjeros en Cartagena no está organizada por proxenetas”, dijo Rueda.

  • Comparta este artículo
Mundo

Silencio en club ligado a lío sexual del Servicio Secreto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota