Mundo

Capítulo VII

Rusia: Resolución de la ONU sobre uso de armas químicas en Siria permitirá mencionar duras sanciones

Actualizado el 24 de septiembre de 2013 a las 07:15 am

Desde hace una semana rusos y occidentales se enfrentan en el campo diplomático sobre el contenido de la resolución que debe ser adoptada en el Consejo de Seguridad, tras la adopción en Ginebra el 14 de setiembre de un plan ruso-estadounidense para desmantelar el arsenal químico sirio

Mundo

Rusia: Resolución de la ONU sobre uso de armas químicas en Siria permitirá mencionar duras sanciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bashar al-Asad dice que respetará acuerdos. Foto tomada este jueves durante una entrevista con la cadena de televisión Fox News en Damasco.
ampliar
Bashar al-Asad dice que respetará acuerdos. Foto tomada este jueves durante una entrevista con la cadena de televisión Fox News en Damasco. (EFE)
Rusia admitió este martes que una resolución del Consejo de Seguridad sobre Siria puede "mencionar" el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, que permite duras sanciones o el uso de la fuerza, pero que ello no implicará el recurso automático a la fuerza.

Moscú

La posición rusa fue reiterada el mismo día en que se abre en Nueva York la Asamblea General de la ONU, enfocada en la crisis siria, lo que podría conducir a la aprobación de la primera resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria.

"El Capítulo VII sólo puede ser mencionado como una de las medidas" a adoptar posteriormente, en caso de violación de los compromisos adquiridos o "si alguien, da igual quién, usa armas químicas", declaró el viceministro de Exteriores Serguei Riabkov.

Pero ahora "de ninguna manera se trata de adoptar una resolución [...] bajo el Capítulo VII" con una "aplicación automática de sanciones o menos aún de recurso a la fuerza", precisó el viceministro. que se expresaba ante la Duma (cámara baja).

Desde hace una semana rusos y occidentales se enfrentan en el campo diplomático sobre el contenido de la resolución que debe ser adoptada en el Consejo de Seguridad de la ONU, tras la adopción en Ginebra el 14 de septiembre de un plan ruso-estadounidense para desmantelar el arsenal químico sirio.

Los occidentales quieren una resolución "vinculante", lo que sería el caso si fuera adoptada bajo el capítulo VII de la Carta de la ONU, que prevé sanciones o el recurso a la fuerza si el texto no es respetado.

Rusia por su parte se opone a ello, y aboga por que las medidas previstas bajo el Capítulo VII sean eventualmente objeto de una segunda resolución, que se votaría en caso de violación de los anteriores compromisos por parte de Siria.

Riabkov anunció además que los inspectores de la ONU regresarán el miércoles a Siria para investigar la utilización de armas químicas.

"El grupo de inspectores de la ONU parte a Damasco mañana, 25 de septiembre", declaró el viceministro, citado por las agencias rusas.

Rusia considera parcial el informe de los inspectores sobre el ataque químico del 21 de agosto cerca de Damasco, y pedía que regresaran a Siria para investigar otros presuntos casos de uso de armas químicas, algo de lo que Moscú acusa a los rebeldes.

PUBLICIDAD

Ese informe de los inspectores sobre el ataque del 21 de agosto fue considerado por Occidente como la prueba de la responsabilidad del régimen de Bashar Al Asad. Luego, el plan occidental de acciones militares contra Damasco fue detenido en el último momento por la iniciativa rusa de desmantelar el arsenal químico sirio.

Para Moscú, el régimen de Asad ha demostrado ahora su buena voluntad al haber adherido a la convención que prohíbe las armas químicas.

"En este contexto, los intentos de Estados Unidos, apoyados por Reino Unido y por Francia, de que el Consejo de Seguridad adopte una resolución que contenga una amenaza directa a Siria parece absolutamente ilógica", sentenció Riabkov.

En el campo de batalla, casi 40 monjas y huérfanos estaban bloqueados en un convento de la ciudad cristiana siria de Maalula, escenario de tiroteos entre el ejército y los rebeldes, indicó este martes el patriarcado greco-ortodoxo de Antioquía y de todo el Oriente.

El convento se encuentra a medio camino entre la colina de Maalula, controlada por los rebeldes, y la plaza de la ciudad, bajo control del ejército.

Los insurgentes tomaron el control de la ciudad el 9 de septiembre. Tres días después el ejército sirio entró en ella para expulsarlos y desde entonces los tiroteos son diarios.

Maalula, a unos 55 km de Damasco, es una de las ciudades cristianas más conocidas de Siria y sus habitantes hablan arameo. Se la conoce por sus refugios troglodíticos que datan de los primeros siglos del cristianismo.

Por otra parte el reportero del diario español El Periódico, Marc Marginedas, fue secuestrado en Siria, informó el lunes el propio rotativo en su edición en Internet.

  • Comparta este artículo
Mundo

Rusia: Resolución de la ONU sobre uso de armas químicas en Siria permitirá mencionar duras sanciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota