Mundo

Renuncia de Benedicto XVI abre complejo proceso

Pulso por elección de Papa

Actualizado el 12 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Actual Pontífice ha nombrado a muchos de los cardenales que decidirán

¿Un sucesor joven y reformador o un conservador que siga la línea de Ratzinger?

Mundo

Pulso por elección de Papa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ciudad del Vaticano. EFE y AP. Con unas cuantas palabras en latín, Benedicto XVI anunció ayer una decisión que no se había dado en más varios siglos: la renuncia de un Papa, y su declaración abrió un proceso complejo y agitado para escoger a quien lo sucederá.

Sin un claro favorito para sustituir al Pontífice alemán, otra sorpresa podría sacudir al catolicismo el próximo mes, cuando se realice el cónclave que habrá de seleccionar al nuevo Papa.

Luego de declarar que carece de la fuerza para cumplir con su misión pastoral (, Benedicto XVI, de 85 años, anunció que dejará el cargo el 28 de febrero, una decisión que no ocurría desde hace 600 años y que resultó asombrosa, pese a que él había dicho antes que dejaría su función si llegaba a sentirse abrumado por la edad o la enfermedad.

La decisión sentó las bases para un nuevo cónclave antes de la Pascua, dado que los cardenales no tendrán que observar los nueve días de duelo obligatorio cuando un Pontífice fallece.

Lucha por sucesión. Además, la medida permitiría a Benedicto XVI tener influencia sobre quién será su sucesor, aunque él no votará. El actual Papa eligió a buena parte del Colegio de Cardenales –los electores, menores de 80 años–, lo que protegería su legado conservador.

Con el proceso a las puertas, ya suenan nombres de posibles candidatos al trono de Roma.

Uno de los nombres más citados es el de Marc Ouellet (Canadá), presidente de la Comisión Pontificia para América Latina; los italianos Angelo Scola y Gianfranco Ravasi, y los brasileños Claudio Hummes y Joao Braz de Aviz, entre otros.

Las palabras de Benedicto XVI en el comunicado en el que dice que renuncia por su “avanzada edad” y porque ya no tiene fuerzas para ejercer su misión, desata conjeturas sobre si el nuevo Papa debe ser joven o anciano (70 años o más).

Por “joven” hay que tener en cuenta una persona que, como poco, tenga 52 años, como el cardenal Baselios Cleemis Thottunkal, nombrado en noviembre anterior.

Los observadores vaticanos que se decantan por un joven apuntan que el sucesor de Joseph Ratzinger debe tener las fuerzas necesarias para enfrentar el reto de un mundo cada vez más secularizado y reformar una Iglesia, muy conservadora –dicen– tras los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

PUBLICIDAD

En ese contexto, señalan que el próximo Papa tendrá que dar respuesta a temas que no pueden aplazarse más, como el celibato, el sacerdocio de la mujer y la comunión a los divorciados, entre otros.

Otros se inclinan por un papado de un decenio –es decir, corto, como el actual–, pero con un Pontífice que apueste por una Iglesia centralista, fuerte, que siga la línea trazada por Ratzinger.

  • Comparta este artículo
Mundo

Pulso por elección de Papa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota