Mundo

Pueblo natal del náufrago salvadoreño prepara su bienvenida a casa

Actualizado el 11 de febrero de 2014 a las 07:22 am

El pescador, de 37 años, abandonó este lunes  las Islas Marshall -adonde había llegado hace 12 días-, tenía escala en Hawai y debe seguir, según lo previsto, camino a Estados Unidos para de ahí tomar vuelo a su país

Mundo

Pueblo natal del náufrago salvadoreño prepara su bienvenida a casa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Familiares del náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga preparan los últimos detalles para dar la bienvenida a pescador.

Garita Palmera, El Salvador

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, quien sobrevivió más de un año en el océano Pacífico, es esperado con ansiedad por su familia en su natal Garita Palmera, un pueblo costero donde curiosos vecinos quieren oír de su boca el relato de la fabulosa odisea.

"Biembenido a casa", se lee en letras azules en un improvisado cartel que la familia preparó para colgar en la humilde vivienda, en esta comunidad rural ubicada 118 km al suroeste de San Salvador.

Su hija Fátima, de 14 años, trabajó hasta entrada la noche del lunes inflando globos azules para adornar la pequeña casa de ladrillos, pintada de verde y ubicada a la orilla de una calle polvorienta, a medio kilómetro de la playa.

"Es una alegría para todos nosotros", afirmó  en el corredor de la vivienda don Ricardo Orellana, quien estos días ha pasado atendiendo a numerosos periodistas ávidos de noticias sobre su hijo.

Su esposa, María Julia Alvarenga, ha permanecido lejos de las cámaras y de los micrófonos en los últimos días, pues se ha sentido mal de salud a causa de una diabetes que le aqueja.

"A mi esposa la estamos preparando, para que cuando vea a José no se nos vaya a poner mal de salud, pues ya la tuve que llevar al hospital porque se me agravó", contó don Ricardo, sudoroso por el clima cálido de la costa.

Durante la noche, la familia también adornó la entrada de la casa con ramas y hojas de palmera, una costumbre en las zonas rurales de El Salvador para las celebraciones importantes.

Alvarenga, de 37 años y quien salió a pescar tiburones en la costa mexicana del Pacífico en diciembre de 2012, apareció el 30 de enero en las Islas Marshall, a una distancia de 12.500 kilómetros.

El náufrago salvadoreño, José Alvarenga, durante una rueda de prensa
ampliar
El náufrago salvadoreño, José Alvarenga, durante una rueda de prensa (AFP)
Sobrevivió, según su relato, comiendo pájaros y pescado crudos, y bebiendo sangre de tortuga y su propia orina. Un compañero llamado Ezequiel, de 24 años, murió durante la travesía, incapaz de soportar esa dieta, explicó el superviviente.

El lunes Alvarenga abandonó en avión las Islas Marshall, rumbo a Hawai, donde fue sometido a un "análisis médico", de cuyos resultados dependía que siguiera hacia Estados Unidos en otra escala antes de regresar a El Salvador este martes, anunció la cancillería.

PUBLICIDAD

En Garita Palmera los vecinos han conocido la historia del náufrago a través de la prensa y hoy están expectantes tras saber que pronto llegará.

Rosa Contreras, de 21 años, conduce lento su bicicleta cerca de la casa de la familia del náufrago y curiosa observa a las personas, en su mayoría periodistas que se desplazaron para cubrir la llegada, con sus cámaras, computadores y hasta antenas para transmisión vía satélite.

"Da curiosidad ver tanto movimiento de gente, dicen que casi viene el chelito", afirma Rosa a la AFP, mientras una sonrisa se dibuja en su rostro de piel morena y agita su cabellera negra recortada hasta la altura del cuello.

Cuando era pequeño, a José Salvador le decían "Chele Cirilo", explica Rosa. El sobrenombre alude al regionalismo salvadoreño de llamar 'cheles' a quienes tienen el cabello castaño claro o la piel más blanca.

Al igual que la chica, otros vecinos acuden a husmear cerca de la casa, también montados en bicicletas, un medio de transporte muy común en Garita Palmera.

El náufrago, de 37 años, abandonó el lunes en avión las Islas Marshall -adonde había llegado hace 12 días-, tenía escala en Hawai y debe seguir, según lo previsto, camino a Estados Unidos para de ahí tomar vuelo a El Salvador.

Alvarenga tiene una visa de tránsito de Estados Unidos y puede permanecer en ese país el tiempo que sea necesario, precisó el vicecanciller Juan José García, también presente en la rueda de prensa con el canciller.

Miranda insistió en que a pesar de estar prevista su llegada "podría ser que en el marco de la escala en Estados Unidos tenga algún problema de salud y tengamos que esperar para que él pueda volver a volar de regreso".

Los funcionarios dijeron desconocer los resultados de los exámenes practicados en Hawai y prefirieron no precisar ningún posible itinerario de vuelos o el aeropuerto donde haría escala en Estados Unidos.

El canciller agradeció la colaboración para la repatriación de Alvarenga de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y los gobiernos de México, Estados Unidos y de Islas Marshall.

Miranda insistió en que lo que se busca garantizar es que sea "una repatriación de forma segura, pero además ordenada y digna".

PUBLICIDAD

El funcionario añadió que a su llegada a El Salvador un equipo del Ministerio de Salud realizará otra evaluación para determinar las condiciones en que se encuentra.

"Ellos han planteado, tanto la familia como él mismo, que se sienten agobiados por las constantes llamadas, consultas de los medios de comunicación y nos pidieron que traslademos su petición (de privacidad)", comentó.

El náufrago, según explicó el canciller, llegará a tierras salvadoreñas para reponerse de su estado de salud, mientras que otras instituciones de gobierno podrán evaluar ayudarle para que pueda rehacer su vida laboral.

Alvarenga, que salió a pescar tiburones en la costa mexicana del Pacífico en diciembre de 2012, apareció en las Marshall, situadas a una distancia de 12.500 kilómetros.

  • Comparta este artículo
Mundo

Pueblo natal del náufrago salvadoreño prepara su bienvenida a casa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota