Mundo

Entrevista

Presidente del Instituto Internacional de Derechos Humanos: 'China será el último país en abolir la pena de muerte'

Actualizado el 10 de octubre de 2014 a las 04:42 pm

Jean-Paul Costa considera que la posición favorable de China hacia la pena de muerte es el principal obstáculo para promover la abolición

Costa, que fue presidente de la Corte Europea de Derechos Humanos de 2007 a 2011, está en Costa Rica como parte de la celebración del Día Internacional por la Abolición Universal de la Pena de Muerte

Mundo

Presidente del Instituto Internacional de Derechos Humanos: 'China será el último país en abolir la pena de muerte'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La pena de muerte en 2013 (Amnistía Internacional)

Durante 2013, 778 personas fueron oficialmente ejecutadas en el mundo, según Amnistía Internacional. Sin embargo, esa cifra no incluye a unas 3.000 personas que habrían sido condenadas a la pena de muerte en China.

En el gigante asiatico, la cifra de ejecuciones es considerada secreto de estado y las razones para condenar a alguien son variadas (incluyen asesinato, tráfico de drogas y crímenes políticos). Esa realidad y la cultura jurídica china convierten a la nación asiática en el mayor obstáculo que enfrentan los promotores de la abolición de esta práctica, según el presidente del Instituto Internacional de Derechos Humanos y expresidente de la Corte Europea de Derechos Humanos, Jean-Paul Costa.

El jurista está en Costa Rica para participar en un seminario, organizado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en conmemoración del Día Internacional por la Abolición Universal de la Pena de Muerte

¿Está estancada la lucha por la abolición de la pena de muerte?

Ha sido muy difícil que ciertos países impulsen la abolición, pero hemos tenido cierta evolución en los últimos 20 años. En los Estados Unidos ahora la pena de muerte existe en 34 estados y hace 20 años esa cifra superaba los 40 y en Japón, se está caminando hacia la abolición.

Los grandes problemas en este momento son China e India.

India había empezado a disminuir el número de ejecuciones, pero han vuelto a crecer con los casos de violación de niñas.

Algo importante es que de los 193 países de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dos terceras partes ya abolieron la pena de muerte o tienen una moratoria. Por ejemplo, en Rusia existe una moratoria en que no se ha ejecutado a nadie en 20 años.

China sigue manteniendo el número de ejecuciones que realiaza como secreto de estado, ¿qué tan grave es la situación en el gigante asiático?

Hay un problema cultural, China nunca ha querido admitir que la pena de muerte es un castigo bárbaro. Se estima en 3.000 el número de ejecuciones en 2013. China problablemente será el último país en abolir la pena de muerte.

Hay muchas ejecuciones de tipo político, pero también hay por delitos comunes, una vez le pregunté a un diplomático chino en París ¿por qué en China no se impulsa la abolición? y me dijo que viera a todos los turistas chinos que les roban sus cosas en París, que si existiera la pena de muerte probablemente no les habrían robado. Además, es difícil que China promueva la abolición porque es un país inmenso y se siente muy poderoso, tal vez si los Estados Unidos impulsara la abolición eso presionaría a China.

ampliar
(Rafael Pacheco)

Jean-Paul Costa fue electo como juez francés a la Corte Europea de Derechos Humanos en 1998, presidió esa Corte de 2007 a  2011. En 2011, fue electo presidente del Instituto Internacional de Derechos Humanos

¿En el caso de los Estados Unidos la gran limitante ha sido el sistema federal?

En 1972 en la Corte Suprema de Justicia cinco contra cuatro jueces dijeron que la pena de muerte es contraria a la constitución, pero cuatro años después, con el cambio de jueces, cinco contra cuatro dijeron que no tenía conflicto con la Constitución. Además, la Corte Suprema dijo que no es un problema federal, sino de cada estado, por esa razón el Gobierno federal y el Congreso no quieren tomar partido, porque piensan que es un problema local.

¿Tiene algún peso político la pena de muerte dentro de la agenda estadounidense?

Es posible que ahora esté más presente porque las últimas ejecuciones han tenido problemas. Las personas ejecutados pasaron dos o tres horas sufriendo porque los métodos no fueron los más adecuados, entonces hay todo un debate acerca de lo referente al sufrimiento.

Irán e Irak han aumentado el número de ejecuciones, ¿se puede promover la abolición en zonas tan conflictivas como Medio Oriente?

Estas ejecuciones están ligadas al tema de la guerra y a la inestabilidad política, hablar de abolición en países tan inestables es muy complejo, para retomar el tema hay que tener primero estabilidad.

La Unión Europea es uno de los defensores históricos en la lucha contra la pena de muerte, pero sus acciones para que China y Estados Unidos la eliminen son imperceptibles, ¿es imposible luchar contra las grandes potencias en este tema?

Es muy complicado porque estos países son muy importantes y no pertenecen ni quieren entrar a la Unión Europea, bloquear a países como Rusia, China o los Estados Unidos es casi imposible por una cuestión económica y comercial. La UE, obviamente, no quiere, bloquear el comercio con China o los Estados Unidos, es una cuestión de contrapoder.

¿La abolición universal es realmente viable?

Desde el 2012, ha habido un cambio y muchos países han depositado mociones tanto en la Asamblea General como en el Consejo de Derechos Humanos para reforzar la abolición universal, es complicado pero tenemos que hacer una campaña más fuerte e insistir en que la sociedad civil tome parte en esta lucha, las pena de muerte no es solo un tema de los gobiernos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Presidente del Instituto Internacional de Derechos Humanos: 'China será el último país en abolir la pena de muerte'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gustavo Arias R.

gustavo.arias@nacion.com

Editor digital

Editor digital especializado en la cobertura de política internacional, economía y negocios.

Ver comentarios
Regresar a la nota