Mundo

Violentos saqueos cerca de oficina presidencial

Policías bolivianos ponen en jaque al Gobierno por reclamos salariales

Actualizado el 23 de junio de 2012 a las 12:00 am

Parálisis abarca a 20 sedes policiales en las 10 principales ciudades del país

Agentes piden 70% de alza, ajuste en jubilación y retirar ley que los silencia

Mundo

Policías bolivianos ponen en jaque al Gobierno por reclamos salariales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Los agentes quemaron ayer frente a una sede policial de La Paz parte de lo que sustrajeron minutos antes. | AP.
ampliar
Los agentes quemaron ayer frente a una sede policial de La Paz parte de lo que sustrajeron minutos antes. | AP.

La Paz. AFP. Un motín de policías de bajo rango, por reclamos salariales en Bolivia, se extendió ayer a unas 20 unidades y comandancias, con saqueos a dependencias a una cuadra del palacio presidencial, mientras el Gobierno prometía atender sus demandas.

Unos 200 policías, vestidos de civil y con rostros cubiertos, atacaron la Dirección Nacional de Inteligencia, donde también está el Tribunal Disciplinario de la Policía, a una cuadra de la plaza de Armas, donde el mandatario Evo Morales tiene sus oficinas.

“¡Motín, motín, motín policial!, gritaron los policías, quienes sacaron del lugar principalmente documentos, muebles, computadoras y hasta banderas para luego quemarlas frente al edificio.

El motín abarca unos 20 cuarteles y comandos policiales en las diez principales ciudades del país: La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Tarija, Sucre, Trinidad y Cobija.

El comando de Cochabamba fue saqueado ayer y los uniformados ya habían tomado el jueves por la fuerza la Unidad Táctica de Operaciones Especiales y otras ocho unidades en todo el país.

Durante los incidentes, Morales se encontraba en sus oficinas, informó temprano la Dirección de Comunicación presidencial, aunque sus puertas estaban cerradas y en su interior la seguridad está en manos de militares armados.

Gobierno cede un poco. Ante la gravedad de los hechos, el ministro de Interior, Carlos Romero, informó de que comunicó a los sublevados que el Gobierno desea aumentarles el salario y también “dialogar para encontrar soluciones”.

“Se les ha comunicado a los policías que queremos efectuar la decisión de lograr estos ingresos que percibe la Policía Nacional por concepto salarial que alcancen a los 2.000 bolivianos” ($287), monto exigido por los policías disconformes.

Los agentes sublevados reclaman un salario mínimo de 2.000 bolivianos, casi un 70% más de lo que reciben, y también piden la jubilación con el 100% de sus salarios y la anulación de una ley que les prohíbe opinar públicamente.

Estos dos últimos aspectos no fueron mencionados por Romero, en una declaración pública en el palacio de Gobierno.

El líder del sindicato de sargentos y cabos, Édgar Ramos, declaró la radio privada Erbol: “Tenemos una propuesta del Gobierno que la hemos rechazado”; sin embargo, aclaró que hará una consulta con las guarniciones rebeldes, para tomar una posición oficial.

PUBLICIDAD

“La protesta es en todo el país; estamos acuartelados y en vigilia hasta que el Gobierno escuche”, afirmó el sargento Omar Huayllana, líder de los policías de bajo rango de Cochabamba.

Ayer no hubo vigilancia policial en las principales calles de Bolivia, pero en las agencias bancarias la actividad fue normal.

  • Comparta este artículo
Mundo

Policías bolivianos ponen en jaque al Gobierno por reclamos salariales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota