Mundo

Parlamento francés debate proyecto de matrimonio gay

Actualizado el 29 de enero de 2013 a las 12:00 am

Iniciativa del gobierno socialista desata una encendida controversia entre simpatizantes y opositores

Mundo

Parlamento francés debate proyecto de matrimonio gay

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Un sacerdote ora mientras encabeza una manifestación de una organización fundamentalista cristiana, en París,  que se opone a la legalización del matrimonio homosexual. | AFP
ampliar
Un sacerdote ora mientras encabeza una manifestación de una organización fundamentalista cristiana, en París, que se opone a la legalización del matrimonio homosexual. | AFP

París. (AFP). El proyecto de ley sobre el matrimonio homosexual en Francia, que ya dio lugar a multitudinarias manifestaciones de partidarios y adversarios, empezó a ser debatido el martes en la Asamblea Nacional francesa en medio de un ambiente de tensión.

Legalizado ya y adoptado en las costumbres de muchos países, el matrimonio homosexual sigue dando lugar a apasionadas polémicas en Francia, donde en las últimas semanas se multiplicaron las manifestaciones a favor o en contra del mismo, y opone tajantemente a la mayoría de izquierda y a la oposición de derecha.

El matrimonio para todos "es un acto de legalidad. No se trata de un matrimonio rebajado, no se trata de una artimaña, se trata de un matrimonio con toda su carga simbólica y todas sus reglas de orden público", declaró la ministra francesa de Justicia, Christine Taubira, en el hemiciclo repleto de la Cámara Baja.

"¿Qué puede quitarle el matrimonio homosexual al matrimonio heterosexual?", planteó la ministra. "¡Nada!" respondieron los diputados de izquierda, que la aplaudieron en pie.

El martes de madrugada, opositores al proyecto de ley desplegaron en los puentes de París banderolas que repiten las consignas de las manifestaciones contra el matrimonio para todos: "un padre y una madre, es elemental" o "todos nacidos de un hombre y una mujer".

Los debates en la Cámara Baja del Parlamento francés durarán dos semanas y se anuncian interminables, dado que la oposición de derecha ha presentado miles de propuestas de enmienda y varias mociones de procedimiento.

Las posiciones son conocidas y tajantes. Para la derecha, apoyada por las iglesias, un niño necesita padres de sexo diferente. Con el gobierno, la izquierda defiende la igualdad de derechos para las parejas homosexuales y para sus hijos.

La derecha desplegó ya las armas que utilizará en el Parlamento: cuenta defender 5.000 enmiendas, un número excepcionalmente alto, y tres mociones de procedimiento, una de las cuales para reclamar un referéndum sobre el tema.

El presidente de la comisión de leyes de la Asamblea Nacional, el socialista Jean-Jacques Urvoas, declaró empero a la AFP que espera un agotamiento de la guerrilla parlamentaria. "Para hacer obstrucción, se necesitan obstructores. Ellos no tienen las tropas necesarias", dijo respecto a la bancada de derecha.

PUBLICIDAD

Según la izquierda, sea cual fuere la duración de los debates, la suerte está echada. "Una ley será votada, y por amplia mayoría", predijo el primer ministro Jean-Marc Ayrault.

Para ser aplicada, la ley tiene que ser votada por la Asamblea y por el Senado, donde, como en la Cámara Baja, la izquierda es mayoritaria.

Según un sondeo del instituto Ifop publicado el sábado, los franceses son mayoritariamente favorables al matrimonio homosexual (63%), pero la opinión está más dividida con respecto a la adopción (49% a favor, 51% en contra).

La polémica sobre el "matrimonio para todos", promesa de campaña del presidente socialista François Hollande, que alinearía Francia con otros países europeos (España, Portugal, Holanda, etc.), dura desde hace meses y fue objeto de varias manifestaciones masivas.

El domingo pasado, los partidarios de la ley reunieron en París entre 125.000 y 400.000 personas, el doble que durante su precedente manifestación a mediados de diciembre, pero la mitad que los "anti" el 13 de enero.

En 1998, el Pacto Civil de Solidaridad (Pacs), unión abierta a los homosexuales, suscitó ya una guerrilla parlamentaria y manifestaciones de los opositores en las calles. Hoy la medida ha pasado a formar parte de las costumbres.

Como ejemplo, Taubira suele citar a España, donde "se censaron más de 12.800 bodas y 240 divorcios desde la legalización del matrimonio homosexual en el 2005".

  • Comparta este artículo
Mundo

Parlamento francés debate proyecto de matrimonio gay

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota