Mundo

Protestas frente a sede de jefatura del Estado

Oposición egipcia presiona contra poderes de presidente

Actualizado el 05 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Manifestantes demandan que anule decreto y llamado a un referendo

País árabe sigue sumido en grave crisis política desatada por Mursi

Mundo

Oposición egipcia presiona contra poderes de presidente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Cairo. AFP. Miles de opositores al jefe de Estado egipcio, Mohamed Mursi, rodearon ayer el palacio presidencial en El Cairo mientras demandaban que anule el decreto por medio del cual amplió sus poderes de manera drástica, y causó una profunda crisis en el país.

Después de cortar las alambradas que protegían el edificio, muchos de los grupos (especialmente laicos y de izquierda) pudieron estar más cerca de la sede de la presidencia.

Una vez ahí, los gases lacrimógenos a los que recurrió la Policía antidisturbios no fueron suficientes para dispersarlos.

Una fuente dentro del inmueble indicó que Mursi no atestiguó el drama de frente, que abandonó el palacio de Itihadiya luego de finalizar sus citas oficiales.

Sin embargo, a pesar de tal declaración, un video en Internet mostró a un convoy que abandona el palacio bajo la protección de la Policía antidisturbios, al tiempo que varios manifestantes exclamaban: “¡Cobarde, vete!”.

Al llegar la noche, poco a poco, el número de manifestantes disminuía. En ese momento, el portavoz de una coalición de partidos y movimientos de oposición (el Frente del Saludo Nacional) llamó a una sentada alrededor del palacio y convocó a más acciones similares en el resto del país.

Miles de personas se reunieron a protestar también en la emblemática plaza Tahrir, ubicada en el centro de la capital.

Complejo. Egipto vive una profunda crisis política desde el decreto del 22 de noviembre cuando Mursi amplió sus poderes y blindó sus decisiones ante cualquier intervención de la Justicia, lo mismo que la comisión que redacta un nuevo proyecto de Constitución.

La versión que los detractores es que el texto no protege derechos fundamentales, como la libertad de expresión, y temen que abra la puerta a una aplicación más estricta de la ley islámica.

Tanto opositores como partidarios de Mursi se manifestaron en masa, repetidas veces, luego de la aprobación de esa norma.

Pero la división política se acentuó el sábado, cuando el presidente anunció que el próximo 15 de diciembre se votará en referendo la nueva Constitución , redactada por una comisión dominada por sus correligionarios.

Ahora, además de exigir a Mursi que retire el decreto, la oposición solicita que se anule la convocatoria de esa consulta popular.

PUBLICIDAD

A pesar de las presiones, las autoridades confirmaron que no cederán, que la consulta se mantiene. Incluso, convocaron a los egipcios residentes en el extranjero a votar.

Como respuesta por el caos, por tantas críticas y salidas a las calles, el jefe del Estado aclaró que su decreto actual es “temporal”, y que solo regirá hasta el día en que entre en vigor la nueva Constitución.

El objetivo con esa medida, explicó, fue acelerar las reformas democráticas con la ayuda de un poder ejecutivo fuerte.

Varios diarios independientes y de oposición dejaron de publicar sus ediciones de ayer como una medida de protesta en contra de la “tiranía”, de los artículos relativos a la prensa y de las escasas libertades que se incluyen en el proyecto de la nueva Carta.

  • Comparta este artículo
Mundo

Oposición egipcia presiona contra poderes de presidente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota