Mundo

Rebajas al gasto público entraron a regir a la medianoche

Obama y sus rivales fracasan en intento por evitar recortes

Actualizado el 02 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Medida causará ‘dolor’ real a familias, dijo el mandatario tras reunión fracasada

Según el presidente, recortes supondrán la pérdida de 750.000 empleos

Mundo

Obama y sus rivales fracasan en intento por evitar recortes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Washington. AFP, Ap y EFE. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los republicanos fracasaron ayer en el último intento por evitar los recortes del gasto público que entraron en vigor a la medianoche, medida que causará un dolor “real” a muchas familias, según el mandatario.

Tras una reunión a puerta cerrada en la Casa Blanca, el mandatario compareció ante la prensa y, con tono combativo, culpó a los legisladores republicanos por no evitar los recortes automáticos de gastos, a los que calificó de “tontos” y “arbitrarios”.

Obama reconoció que no había logrado persuadir a los republicanos de que le aceptaran su propuesta para reducir el déficit mediante una combinación de alzas de impuestos y reducciones de largo plazo a los recursos destinados a programas sociales.

No todo el mundo va a sentir el dolor de los recortes de inmediato, pero el dolor será real. A partir de la próxima semana muchas familias de clase media verán sus vidas perturbadas de una manera significativa”, sostuvo Obama.

Según Obama, los recortes, valorados en más de 85.000 millones de dólares y que se aplicarán paulatinamente en los próximos meses, supondrán la pérdida de 750.000 empleos y la reducción de medio punto porcentual en el crecimiento del PIB.

Llamado a la calma. No obstante, el presidente trató luego de rebajar la alarma y dijo que el país saldrá adelante y que “no va a ser el Apocalipsis”. “Esto no es una victoria para nadie. Es una pérdida para todo el pueblo estadounidense”, enfatizó Obama sobre la inminente aplicación de los recortes, pactados en el Congreso en 2011 para forzar un pacto de largo alcance sobre la reducción del elevado déficit público –superior al 8 % en 2012– que aún no ha llegado.

El principal escollo de las negociaciones está en que los republicanos consideran que el gasto del Gobierno es excesivo y hay que recortarlo, mientras los demócratas persiguen una reforma fiscal para aumentar los ingresos del Estado a la que los conservadores se oponen.

  • Comparta este artículo
Mundo

Obama y sus rivales fracasan en intento por evitar recortes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota