Mundo

Primer debate hoy en Denver, Colorado

Obama y Romney ponen a prueba temperamento y brío

Actualizado el 03 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Oportunidad para juzgar si candidatos están a la altura de sus aspiraciones

Encuentro de hoy versará sobre economía y política interna

Mundo

Obama y Romney ponen a prueba temperamento y brío

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Trabajadores daban ayer los últimos toques al escenario del debate presidencial en el Magness Arena, en el campus de la Universidad de Denver. | AP
ampliar
Trabajadores daban ayer los últimos toques al escenario del debate presidencial en el Magness Arena, en el campus de la Universidad de Denver. | AP

Las Vegas. AFP. El presidente saliente de EE. UU., Barack Obama, y su rival republicano, Mitt Romney, se enfrentan hoy en el primero de tres debates televisados, con miras a las elecciones de noviembre, una prueba de temple, temperamento y brío ante decenas de millones de espectadores.

Los debates, que dan la sensación de un combate por el título de los pesos pesados en el que un desafiante luchador intenta ganar por nocaut o por puntos al campeón vigente, son la última y mayor esperanza de Romney para salvar su alicaída campaña .

Pueden ser, asimismo, un campo minado para el presidente Obama, quien intenta conservar la estrecha ventaja que mantiene en los sondeos de intención de voto con miras a obtener un segundo mandato el 6 de noviembre.

Los debates –una instancia habitual en las campañas electorales en EE. UU. desde que un Richard Nixon con barba de varios días perdió contra un joven John F. Kennedy en 1960– son una oportunidad para juzgar si los candidatos están a la altura de sus aspiraciones cuando se enfrentan cara a cara.

Candidatos como Romney deben convencer primero a los votantes de que tienen el talento y la disposición que necesita un presidente en un mundo peligroso e incierto, y exhibir una personalidad que no corra el riesgo de crisparse durante los cuatro años que dura su mandato en la Casa Blanca.

Los mandatarios en ejercicio tienen una ventaja, porque, por definición, son vistos como “presidenciales”, pero tal como han constatado exlíderes como Gerald Ford y George Bush (padre), un resbalón puede dañar seriamente cualquier campaña electoral.

El gran examen que deberá pasar Romney tal vez sea el de lidiar con un presidente que los sondeos muestran que es confiable y apreciado por una mayoría de electores, sin ser irrespetuoso ni desdeñoso.

El presidenciable republicano soportó una serie que parecía interminable de debates durante la campaña por las primarias de su partido, pero los eventos con múltiples candidatos no suponen la misma presión que un cara a cara.

Cuanto más simpático trató de caer a lo largo de la campaña, tanto menos agradable resultó.

PUBLICIDAD

El mayor desafío de Obama quizás sea que está desentrenado en materia de debates. La última vez que participó en uno fue hace cuatro años contra el entonces candidato republicano, John McCain.

El debate de hoy versará sobre economía y política interna, aunque el presentador y moderador de la cadena PBS, Jim Lehrer, con 11 debates presidenciales a sus espaldas, tendrá cierta libertad para preguntar sobre otros temas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Obama y Romney ponen a prueba temperamento y brío

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota